Mazda MX-30 prueba alce

La prueba del alce es conocida ser una de las pruebas más difíciles para un vehículo y esta fama no es de gratis. Es una desafío que mide la seguridad y estabilidad de un auto para realizar maniobras evasivas de emergencia como, por ejemplo, esquivar un alce. Tradicionalmente los SUV altos y pesados tienen problemas con esta prueba, pero el Mazda MX-30 fue la excepción y no solo supero el alce imaginario sino todas las expectativas. Es una muestra de que el primer vehículo eléctrico de Mazda tiene mucho por ofrecer en términos de agilidad y seguridad.

En cualquier caso

El portal europeo KM77 realizó esta prueba que implica dos cambios de dirección repentinos y bruscos. Uno para cambiar de carril y esquivar un alce imaginario y, el otro, para regresar al carril propio. La prueba se repite a diferentes velocidades y solo es válida cuando el vehículo no toca ningún cono ni pierde el control. El Mazda MX-30 obtuvo el mejor resultado a una velocidad de 74 km/h, superando la prueba del alce con total aplomo. Y al eléctrico japonés no le faltó mucho para completar la prueba a 75 km/h, pero un solo cono tambaleante en el camino le impidió un resultado mejor.

A velocidades más altas (79 km/h) el modelo tuvo dificultades para entrar en la tercera hilera de conos y en ninguno de los tres casos el Mazda MX-30 supuso mayores dificultades para el conductor. La batería batería de 35,5 kWh usada en el Mazda MX-30 podrá no impresionar con su autonomía de 200 km, pero su bajo centro de gravedad sin duda contribuyó a este resultado. El eléctrico también se desempeñó bien en la prueba del slalom gracias a un sistema de control de estabilidad que interviene sin entorpecer o restringir las maniobras del conductor.

Otros participantes

El Mazda CX-30, su símil de combustión, obtuvo un rendimiento similar mientras que uno de sus competidores cercanos, el Soul EV, solo pudo cumplir la prueba satisfactoriamente a una velocidad mucho menor de 68 km/h. Autos como el nuevo Volkswagen Golf y el Mercedes CLA Coupe alcanzaron velocidades de 69 km/h y 66 km/h respectivamente. Como dato curioso, el récord en la prueba del alce lleva intacto hace más de 20 años y está a nombre del Citroën Xantia Activa V6 modelo 1999. ¿Su registro? 85 km/h gracias a su entonces revolucionario sistema de suspensión activa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here