Si bien BMW presentó solamente el prototipo “Concept 4” en el salón de Fráncfort 2019, el cual, dejará ver el futuro del Serie 4; no distará mucho de la realidad y de los últimos lanzamientos en donde hemos podido ver la evolución en diseño de la marca alemana.

A simple vista vemos un BMW algo estrambótico; con líneas bastante bruscas y excesivas, aunque bastante llamativas si se ve desde el lado de la deportividad; el diseño de la marca ha dado el giro hacia esta filosofía; la elegancia y el refinamiento aún se mantiene en su interior, pero en el exterior siempre resaltan esas líneas anguladas; así que analicemos un poco lo que será el futuro para el coupé mediano.

©BMW

Más riñoneras que frente

Como ya es tradicional en los últimos modelos presentados por BMW, como la X7 y el Serie 7, las riñoneras son un elemento bastante voluminoso en el frontal, donde generación a generación han ido cambiando su orientación y tamaño, pero siempre serán un punto de referencia para reconocer a la marca.

Para el caso específico de este prototipo, llama la atención el entramado en que ellas se encuentra, ya que se sustituye, las líneas verticales. El bumper cuenta con líneas anguladas bastante agresivas, incorporando en él, grandes entradas de aire laterales para luego dar paso a las unidades optica con diseño recto abarcando un gran espacio desde las riñoneras hasta casi tocar el guardabarro delantero.

Un perfil bastante austero

©BMW

Observando desde el lateral, las líneas son mucho más refinadas y tranquilas, logrando una gran armonía entre el pilar A y la caída del techo en el pilar C; todo esto enmarcado con un borde cromado unos ventanales de gran tamaño. La línea horizontal va de rueda a rueda dando un gran contorno en la puerta, mostrando así más dinamismo en su estampa. El elemento que más llama la atención, son sus rines con diseño cóncavo de 5 radios y 21 pulgadas.

El señor trasero

Los musculosos contornos que se dejan ver en el Concept 4, denotan una deportividad en todo el sentido de la palabra, manejando unas líneas mucho más limpias y suaves, dejando que el aire acaricie la superficie de la carrocería. El cristal posterior con una inclinación precisa, hace que la carrocería de este coupé sea toda una obra de arte.

©BMW

Las luminarias estilizadas en fibra óptica sin cristal en forma de “L” partiendo desde el extremo hasta casi tocar la parte central del vehiculo donde se ubica el emblema de BMW. Las entradas de aire verticales, acentúan aún más ese espíritu deportivo; enmarcando al difusor trasero en tono negro brillante con dos salidas de escape rectangulares en color aluminio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here