Daft Punk Ferrari 412

El dúo de música Daft Punk anunció su separación a través de un video llamado «Epilogue». Si es de ese 1% que no los recuerda, tal vez los conozca como los encargados de ponerle la música a la película Tron. Sin embargo, tal es el buen gusto de este dúo por la música, como lo es por los autos de culto. En 2006 trabajaron en una producción independiente llamada Electroma, en la que participó un Ferrari 412 de 1987. Desde su lanzamiento, la película se volvió de culto por su historia alternativa, que raya con lo bizarro y por el grado de protagonismo que tuvo el auto.

A través de un resumen videográfico de casi 8 minutos, Daft Punk anunció que se separa sin razón aparente. La noticia la confirmó su portavoz oficial Kathryn Fraizer, pero no dio más información. Este dúo se hizo conocido por probar diferentes géneros musicales y por colaborar con artistas como Pharrell Williams o Julián Casablancas. Aunque otros los recordamos más por traer a escena al rarísimo Ferrari 412 en la película Electroma, un auto muy fiel al estilo de Thomas Bangalter y Guy-Manuel de Homem-Christo (los integrantes de Daft Punk).

El Ferrari de la película

Si no se vio la película Electroma aún, la canción Human After All la resume muy bien. Al principio, el auto se roba todas las miradas y no es en vano, ya que se trata de un auto muy poco común. El modelo nació en 1972 y se llamaba 365 2+2, luego se denominó 400 y el modelo más refinado se llamó 412. Es un modelo de tipo Gran Turismo y Pininfarina se encargó de su diseño. El Ferrari 412 de Daft Punk se fabricó con un V12 de 5 litros que producía 340 HP. De este ejemplar solo se hicieron 576 unidades, pero ninguno tan especial como este.

En el 2011, la compañía EMI estaba reuniendo dinero para ayudar a la Cruz Roja en su lucha para atender a las personas afectadas por el tsunami de Japón de ese año. En ese esfuerzo se subastó este Ferrari negro con las placas HUMAN aún puestas. Al parecer, la subasta llegó a 42.000 dólares, algo bajo para un auto con tanta historia. La venta pasó inadvertida y al parecer el auto terminó en Alemania, pero ahí se pierde el rastro. En su momento lamentamos que aquel Ferrari no tuviera más importancia, de la misma manera lamentamos que este dúo tan progresista se haya disuelto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here