Pique Ferrari F40 McLaren

Esta es una de esas carreras en que no importa el ganador porque lo importante es el espectáculo y no el resultado. Y es que, tal como dicen en el video, ver a un Ferrari F40 enfrentando un McLaren P1 en un pique es algo muy especial. El McLaren gana, obviamente, pero eso no hace menos espectacular ver y oír a dos maquinas que redefinieron los estándares de sus épocas. Uno es básicamente un kart con carrocería y dos asientos, el otro es una maravilla tecnológica con más de 900 caballos de potencia: así se ven frente a frente.

Tradición vs. Tecnología

Antes de morir Enzo Ferrari aprobó un último proyecto que celebraría el 40 aniversario de Ferrari por todo lo alto. Bautizado F40, ese proyecto quedó en manos de ingenieros con experiencia en el automovilismo para diseñar el Ferrari más Ferrari conocido hasta entonces. El más rápido, el más visceral y el más costoso. Eso sí, está lejos de ser un vehículo práctico y aún entonces estaba muy atrasado en términos tecnológicos. No traía ABS, la dirección carecía de asistencia, los vidrios eran manuales y podían verse las líneas de pegante uniendo la fibra de carbono en su interior. Lo que sí traía era un potente motor V8 de 2.936 cc que apoyado por dos turbos producía 478 HP… ¡en 1987!

El McLaren P1, en cambio, es un monstruo completamente diferente. Mientras el F40 parecía diseñado para usar la tecnología más sencilla posible, el P1 es una demostración de las habilidades técnicas del fabricante de Woking. Presentado en 2013, este modelo fue el retorno de McLaren a las grandes ligas después de la introducción de su primer modelo en mucho tiempo; el MP4-12C. El motor era similar al de su hermano menor, un V8 doble turbo de 3.799 cc, pero retocado hasta los 737 HP. Pero McLaren también quería explorar las ventajas de la motorización híbrida así que agregaron un sistema eléctrico de 179 HP. ¿El gran total? Casi el doble que el Ferrari F40: 916 HP.

A lo que vinimos

Ahora sí, veamos a estas dos leyendas en la pista. Ambos pilotos arrancan de forma suave: el del Ferrari para no arriesgarse a destruir el embrague y el del McLaren para darle algo de ventaja a su amigo. Inmediatamente las cifras del McLaren se hacen sentir y el Ferrari F40 queda rezagado en el pique desde la arrancada. Tiff Needell, legendario periodista británico ahora asociado al canal Lovecars, va a bordo del P1 y suelta el acelerador simplemente porque no puede permitirse ser tan cruel con un ícono como el F40. Mientras, el cavallino sigue empujando para darnos un final un poquito más emocionante…

Al final, las cifras poco o nada importan y el carisma del F40 conquista a ambos presentadores. No puedo culparlos: hay algo increíblemente irresistible en un carro con transmisión manual, sin asistencias electrónicas y la relación peso/potencia de un misil. Sin embargo, la tecnología del McLaren tiene su propio encanto y su desempeño en pista nos muestra que esos 26 años de diferencia no han pasado en vano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here