Digámoslo de frente y de una vez: Ford ya ha usado antes el nombre Puma para un deportivo compacto a principios de milenio y el renacer de este emblema en forma de crossover ha causado algo de controversia. Pero quedarnos en el pasado sería perdernos de un nuevo crossover lleno de gratas sorpresas que promete mucha diversión.

El diseño exterior del nuevo Puma ofrece un diseño refrescante y dinámico que combina las proporciones típicas de un crossover con la plataforma compacta del Ford Fiesta. Adentro, el Puma viene cargado de tecnología para la ciudad con un sistema Stop & Go, control de crucero adaptativo con reconocimiento de señales de transito y, además, es tan practico que permite una capacidad de carga de hasta 456 litros gracias a un espacio de carga que Ford llama Megabox.

Pero pasemos a lo divertido: sus motores 1000cc EcoBoost de 125HP y 155HP. Mientras que el viejo Puma necesitaba 1700cc para producir los mismos 155HP, el nuevo Puma lo logra con un cilindro menos y solo 1000cc, resultando en un consumo de 66 kilómetros/galón. Esta combinación perfecta de economía y diversión se alcanza gracias a un avanzado sistema de desactivación de cilindros, una primicia en un motor de tres pistones, y la combinación de un turbo y un innovador sistema híbrido que Ford llama BISG.

Traducidas al español, las siglas BISG significan arranque/generador integrado y actuado por correa. En términos más sencillos, Ford remplazó el alternador común con un sistema que recupera energía durante la frenada, la almacena en una batería de 48 voltios usada para alimentar el sistema eléctrico.

Pero el BISG no solo permite mayor economía de combustible sino que, según Ford, les permitió utilizar un turbo más grande en el Puma y compensar el turbo-lag con la asistencia eléctrica ya que el BISG entrega torque extra al motor cuando es necesario.

¡No es el mismo Puma de antes, pero el nuevo Puma tiene todo el potencial para ser aún mejor!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here