Porsche pistones impresión 3D

Pocos inventos en la historia de la humanidad tuvieron tanta trascendencia como la imprenta de Johannes Gutenberg.  Ahora imagine cómo sería si una imprenta pudiera fabricar piezas para maquinaria y hasta para los motores de un carro deportivo. Exactamente eso es lo que se propone Porsche con el desarrollo de un proceso de manufactura de pistones que emplea tecnología de impresión en 3D. Ya se estaban demorando los fabricantes automotrices en avanzar esta prometedora tecnología, ¿y qué mejor laboratorio de pruebas que el motor de un Porsche 911 GT2 RS?

El futuro es ahora, viejo

Este proceso hace parte de una cooperación entre Porsche, la firma de ingeniería Mahle y Trumpf; una empresa alemana de metalmecánica, no el presidente. Todo empieza con una capa de fino polvo metálico que es calentada por un laser para darle un contorno, a esta capa se le suma otra y luego otra. Así hasta completar doce mil capas en un proceso que tarda hasta doce horas para la fabricación de un lote de cinco pistones. El producto final después pasa por un torno CNC para formar las ranuras de los anillos y darle a la superficie un acabado uniforme. Estos nuevos pistones permiten un incremento de 30 caballos de potencia y una mejora sustancial en la eficiencia del motor, según Porsche.

La mejoría se debe a que los pistones impresos en 3D son 10% más livianos que las unidades forjadas convencionales del Porsche 911 GT2 RS. No solo eso, este proceso también permite a Porsche formas que solo es posible obtener mediante impresión 3D como, por ejemplo, un pequeño ducto de enfriamiento en la corona de los pistones. Y, aún así, esto es lo menos impresionante de esta tecnología: lo realmente importante es la posibilidad de fabricar repuestos usando poco más que materia prima y una sola herramienta. Hasta ahora, la impresión en 3D ha sido usada predominantemente para hacer prototipos y maquetas rápidas, pero Porsche, como siempre, quiere ir más allá.

Según el fabricante alemán, esta tecnología es prometedora no solo en términos técnicos sino también económicos. Y es que el Porsche 911 GT2 RS no será el único beneficiado de esta tecnología. La división de repuestos para carros clásicos, Porsche Classic, también está empezando a producir repuestos anteriormente descontinuados fabricados ahora enteramente mediante impresión 3D. Y quién sabe, tal vez llegue el día en que las piezas de un carro o incluso un carro completo pueda fabricarse usando solamente polvo, un computador y una impresora 3D. Algo así como lo que logró Gutenberg, pero con la posibilidad de imprimir un motor de 720 HP…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here