Cualquiera que haya asistido a una exposición, museo o reunión de carros sabe que ver y no tocar se llama respetar Cualquiera, excepto un reportero para una pequeña estación de televisión en Sacramento, California. Hoy en nuestra sección WTF les traemos la historia de Angel Cardenas, quien estaba cubriendo el Sacramento International Auto Show para un segmento en vivo y tuvo una idea para hacer la transmisión más “entretenida”: actuar como un completo idiota con carros ajenos…

Un chiste de mal gusto

El segmento original de Good Day Sacramento

Cardenas empieza explicando que, fuera de su camarógrafo, está prácticamente solo en la sala de exhibición pues todavía no había ingreso para el público. Usando esto como excusa, el reportero inmediatamente se encarama sobre un hermoso Ford Thunderbird amarillo de los sesentas; se sienta encima y luego posa sobre la capota del elegante convertible. Después, Cardenas se dirige a otros dos Thunderbirds y dice no estar seguro de cuáles carros puede tocar y cuáles no pues no hay nadie que se lo indique, así que sigue con sus travesuras. El reportero abre la puerta de otro Thunderbird, un ejemplar color rosa de 1956 y, con total descuido, golpea la puerta del carro estacionado al lado.

Cero y van dos, pero Cardenas sigue. Entra al carro y se burla de que en el interior hay una lata de liquido para ayudar a encender motores viejos. Después de mostrarnos la ficha técnica, se dirige a otra sección del stand de Ford donde hay modelos nuevos y encuentra a una representante de la marca quien le habla del nuevo Explorer hibrido. Por fin, Cardenas hace lo correcto y le pide permiso a la representante antes de sentarse como un payaso y apoyar sus pies sobre el Explorer. Afortunadamente, ahí termina su “reportaje”.

De patitas en la calle

La actuación de Cardenas no solo le hizo poca gracia a las presentadoras en estudio, sino que desató la ira de aficionados a los carros en todo Estados Unidos. Tan pronto el segmento salió al aire, una multitud de personas se pusieron en contacto con la estación de televisión y llenaron sus paginas en redes sociales con críticas. En cosa de un día, la estación K-MAX, asociada a CBS, retiró el segmento de su página y tomó la decisión de despedir a Cardenas para aliviar el malestar de la multitud y para satisfacer las demandas de los organizadores de la exposición. Lo hicieron sin pena ni gloria ni mayores explicaciones, simplemente confirmaron que Cardenas ya no tenía trabajo. ¡Así que ya sabe, sea reportero o no, es mejor tratar los carros ajenos con respeto!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here