Gran Premio Arabia F1
- Publicidad -

Max Verstappen peleó y ganó el Gran Premio de Arabia de F1, dejando a Charles Leclerc de segundo y a Carlos Sainz Jr. tercero. Los latinoamericanos tenemos un poco de pesar porque Sergio Pérez terminó de cuarto. Aunque él se ganó la pole en la clasificación y mantuvo su posición en la primera mitad de la carrera, no la pudo ganar. Por cierto, esta fue la primera pole del mexicano y la logró en el circuito con más curvas de la temporada, algo que dice mucho sobre su calidad como conductor, pero no se quedó con el título de piloto del día. Esta carrera nos dice que el título estará más peleado que el año pasado y uno de los contendientes no será uno de los Mercedes-AMG.

Decepción para los latinos

Al principio de la carrera, todos los latinos teníamos el pecho lleno de orgullo por el arranque de Sergio Pérez en la punta. Incluso con una arremetida de Leclerc, el mexicano pudo mantener su Red Bull en un cómodo primer puesto. Max Verstappen arrancó en el tercer puesto y ahí se quedó a pesar de la insistencia de Sainz por entrar al podio. Más abajo, aún no podíamos creer que Hamilton arrancara en el puesto 16, pero pudo escalar hasta el puesto 14 en las primeras vueltas. En cambio, Russell sacaba la cara por el equipo, manteniendo y defendiendo un quinto puesto sin mucho drama.

Gran Premio Arabia F1
Esas sí son peleas que vale la pena ver.

Los ojos se pusieron sobre los 2 pilotos de Alpine, quienes iniciaron una pelea de esas que nos gustan tanto. Fernando Alonso trató por todos los medios de pasar a su compañero, Esteban Ocon. En la vuelta 7 lo pudo pasar con mucho esfuerzo, pero su compañero no se quedó tranquilo y lo rebasó en la vuelta 8. Entre tantas presiones, comenzaron a estorbar a Valtteri Bottas y a Kevin Magnussen, quien estaba en los puestos octavo y noveno respectivamente. El sinnúmero de rebases y presiones perduró hasta la vuelta 14, cuando papá Szafnauer le dijo a Ocon que mantuviera la posición cuando estaba detrás de Alonso. La rabia le ganó y dejó de esforzarse, siendo un blanco fácil para Bottas.

Un engaño de profesionales

Más o menos por la vuelta 16, Leclerc y su equipo dijeron que el piloto iba a entrar a cambiar llantas y lo hicieron por radio. Esto fue una trampa para engañar a Red Bull y lo lograron perfectamente, ya que Pérez entró, pero Leclerc no. Cuando el mexicano salió, Nicholas Latifi tuvo un accidente que generó una bandera amarilla y un auto de seguridad. A partir de ahí, Pérez no pudo recuperarse y acabó la carrera de cuarto.

Gran Premio Arabia F1
Ferrari está que vuela este año, porque volvió a la punta en el relanzamiento.

Después de todo el desorden generado por el accidente, el Gran Premio de Arabia de F1 se relanzó en la vuelta 21 con Leclerc en la punta, seguido por Verstappen, Sainz, Pérez, Russell, Magnussen y Hamilton. A partir de ese momento, las cosas en la punta se calmaron, mientras todos veían maravillados que Magnussen seguía siendo una piedra en el zapato para Hamilton. Ambos empezaron una pelea cerrada por el sexto puesto y a partir de la vuelta 24 empezaron una serie de adelantamientos que nunca imaginamos que pasaría.

Gran Premio Arabia F1
¿Un Haas respirándole en la nuca a Hamilton? ¿No estamos soñando?

Abandonos por doquier

Para la vuelta 35 las cosas estaban muy calmadas, pero los motores de varios autos tenían una sorpresa para agregarle drama al Gran Premio de Arabia de F1. En la vuelta 36, el motor de Alonso se rompió y no pudo pelear más. Justo después le pasó lo mismo a Ricciardo, y fue casi al mismo tiempo, quedando varado en la entrada a boxes. Mientras eso pasaba, Bottas entró a pits para retirarse también. Si bien no dieron detalles técnicos, los 3 motores presentaron problemas en la misma vuelta. Hamilton pensaba en cambiar llantas, pero justo cuando lo llamaron, cerraron la entrada mientras movían al McLaren de su posición.

Gran Premio Arabia F1
Hasta ahí llegó el espectáculo de Alonso, hasta la entrada de pits.

En cambio, Magnussen y Hulkenberg sí pudieron entrar a cambiar llantas. Por tal razón, Hamilton entró tarde a cambiar llantas y acabó la carrera en el puesto 10. Cuando la bandera verde volvió a ondear, Verstappen empezó a cazar a Leclerc, lo pasó 2 veces con su respectivo contraataque y al tercer intento en la vuelta 47 se quedó con la punta, luego de una batalla legendaria con el Ferrari. Finalmente, Max Verstappen se coronó como el ganador definitivo del Gran Premio de Arabia en la F1, seguido muy de cerca por el monegasco y por Carlos Sainz Jr. Por cierto, ¿Qué pasa con la confiabilidad de los motores de este año?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí