Gran Premio Australia
- Publicidad -

Definitivamente, este es el año de Ferrari, ya que Charles Leclerc dominó el Gran Premio de Australia de principio a fin. En contraste, este no parece ser el año de Max Verstappen, pues se tuvo que retirar y su compañero, Sergio Pérez, se quedó con el segundo puesto. El podio lo completó George Russell, el fichaje afortunado del equipo Mercedes-AMG. Para rematar, Leclerc se quedó con la vuelta rápida y el título de piloto del día. Solo le faltó llevar a Ferrari de nuevo a la gloria. Ah verdad, eso también lo hizo y prácticamente sin ayuda. Esta carrera fue un vaivén de emociones, suerte y sorpresas.

Gran Premio Australia
Leclerc mantuvo la punta y nadie se le pudo acercar.

Un inicio de organización

Desde el inicio del Gran Premio de Australia, Charles Leclerc dominó el arranque y se ubicó en el frente sin que nada lo pudiera afectar. Detrás de él se desarrollaban varios dramas, como la buena arrancada de Hamilton, que pudo subir al tercer puesto. Sin embargo, Pérez también arrancó con fuerza y no se le despegó por gran parte de la carrera. Lastimosamente, Hamilton no pudo mantener el ritmo y cayó ante Verstappen, Pérez y Russell. Al final pudo llegar de cuarto.

Los dramas más fuertes empezaron con Carlos Sainz Jr. El madrileño tuvo un pésimo fin de semana que empezó con una clasificación desafortunada y siguió con una carrera sin terminar. Sainz arrancó mal en esta carrera y perdió 5 puestos antes de salir de la recta principal. La tapa fue el trompo que hizo en la segunda vuelta, pues terminó en la zona de grava y de ahí no pudo salir. Después de todo lo que le pasó, necesita un baño espiritual para quitarse la maldición de encima. Sin embargo, este es solo el inicio.

Gran Premio Australia
Un Ferrari brilló en la pista mientras otro se ensució en la grava.

Mala suerte para repartir

Max Verstappen era uno de los favoritos para pelear por el Gran Premio de Australia de F1. Tuvo un inicio brillante y en más de una ocasión asustó a Leclerc tratando de adelantarlo. Trágicamente, el Red Bull no aguantó el ritmo y cuando estaba en la vuelta 39 el motor falló y se incendió, dándole su segundo DNF en solo 3 carreras. Por el contrario, Sergio Pérez sí pudo llevar a su RB18 hasta el segundo puesto con un manejo ejemplar.

Gran Premio Australia
Verstappen está sufriendo con la confiabilidad de sus motores ¿Otra vez?

Otro que sufrió como nunca fue Sebastian Vettel en este Gran Premio de Australia de F1. Después de su desastroso paso por la clasificación, no pudo dar un rendimiento decente durante la carrera. Para colmo de males, en la vuelta 24 perdió el control y se estrelló fuertemente, lo que lo dejó fuera de carrera. Vettel es otro que necesita un baño de hierbas y más tiempo para practicar, pues él no corrió en los primeros 2 grandes premios por el COVID-19.

No todo está perdido

En medio de un panorama que parece tan desolador, el Gran Premio de Australia de F1 también dejó un par de héroes. El primero fue George Russell, el piloto del que no se esperaba nada, resultó ser más rápido que el piloto principal de Mercedes-AMG; y gracias al retiro de Verstappen, se quedó con el tercer puesto. Alex Albon también entra en esta categoría, ya que pudo marcar un punto en el campeonato con su décima posición, y sacar a Williams del fondo de la tabla. Fernando Alonso acabó en el puesto 17, pero en varias ocasiones demostró que tiene lo necesario para pelear en la punta. Solo le hace falta que los planetas se alineen. Y que su Alpine no falle por todo. La carrera en sí no fue especialmente emocionante, pero empieza a pintar un panorama interesante para las siguientes carreras.

Gran Premio Australia
En este momento, Alonso estuvo en el cuarto puesto y pudo subir más, solo le hace falta más suerte.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí