La casa alemana no deja de sorprendernos y solo una semana después de mostrarnos el actualizado Porsche Macan 2019, nos vuelve a convocar para presentarnos la actualización más reciente del legendario Porsche 911, que en su octava entrega adopta el código 992 y de momento se ofrecerá en las versiones Carrera S y Carrera 4S.

Como es tradicional, el Porsche 911 se ha renovado por completo para seguir siendo el mismo, aunque esta vez son más notorios los cambios de diseño. Hay unos parachoques más voluminosos, con tomas de aire más grandes y una franja de color negro que lo hace ver más ancho. Adelante no faltan los faros LED de cuatro focos y atrás hay unos stops LED unidos de forma horizontal.

El Porsche 911 es uno de esos autos cuya línea suele ser sutil, aunque esta vez hay algunos detalles vistosos como las manijas de las puertas (a ras con la carrocería) o los diversos estilos para los rines (de 20 pulgadas adelante y 21 atrás), junto con una variada carta de colores, compuesta por 17 tonalidades. Y no olvidemos el spoiler plegable en la parte posterior.

Hay dos salidas de escape centrales, que nos advierten que bajo la minúscula tapa posterior hay una evolución motor bóxer de seis cilindros con turbo y 3,0 litros de su antecesor. Eso sí, se ha modificado la gestión del turbocargador y el sistema de inyección, por lo cual ahora entrega 450 hp de potencia y 530 Nm de torque en ambas versiones

Pasando a la cabina, es típicamente Porsche y mantiene el clásico esquema horizontal de todos los 911, pero esta vez el tacómetro análogo viene acompañado de un cuadro de instrumentos digital y una pantalla de 10,9 pulgadas para el sistema multimedia PCM con conectividad Apple CarPlay. El timón deportivo de tres radios incluye las levas de cambio.

A tono con el minimalismo alemán, la consola central del Porsche 911 pierde gran parte de los botones y solamente hay algunos mandos para funciones esenciales, pues todo lo demás es táctil o está en la pantalla central. También se ha sustituido la palanca de la caja de cambios por un selector de las distintas posiciones de la caja PDK de ocho velocidades.

Si la chequera lo permite, recomendamos instalar el paquete Sport Chrono, con el cual se añade el mando circular Drive Mode en el timón para elegir entre cinco modos de manejo (Normal, Sport, Sport+, Individual y Wet), que modifican varios parámetros del auto. Y de paso, le restamos 0,2 segundos a los tiempos de aceleración de 0 a 100 km/h.

En cuanto al desempeño, la ficha técnica dice que el Porsche 911 Carrera S puede acelerar de 0 a 100 km/h en solo 3,7 segundos y registrar una velocidad máxima de 308 km/h, cifras que varían a 3,6 segundos y 306 km/h en el Porsche 911 Carrera 4S de tracción total. Básicamente los nuevos 911 son tan rápidos como los 911 Turbo de hace dos generaciones.

Autoelite, representante oficial de la marca en el país, anunció que el nuevo Porsche 911 Carrera S tiene un precio de entrada desde $590’000.000, mientras que la versión de tracción total comienza en $630’000.000. Por ahora solo se ofrecerán las versiones coupé y más adelante se agregarán las variantes descapotables a la gama.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here