Dodge Challenger SRT Super Stock

Dodge tiró la casa por la ventana y después de lanzar la SUV más potente del mundo nos presentó también al Dodge Challenger SRT Super Stock. Montado sobre la base del Challenger Redeye y heredero espiritual del Challenger Demon, este es el muscle car más potente en producción. Está destinado a una categoría específica de carreras de piques y de ahí su nombre. Y si está confundido sobre qué lugar ocupa esta nueva variante del Challenger, no se preocupe, aquí le aclaramos todas las dudas.

Pasando desapercibido

En las carreras de piques existe una categoría llamada «Super Stock«, destinada a carros que por fuera son muy normales, pero en el interior están preparados para correr. Es precisamente a esta categoría a la que Dodge le apunta con el Challenger SRT Super Stock y para que pase desapercibido no tiene emblemas Super Stock en ninguna parte. Sí están presentes las insignias Hellcat y SRT en varios lugares, pero nada que diga que está preparado para competir. La única forma de identificarlo es viendo las ruedas de carreras de 18 pulgadas en acabado Low Gloss Granite, que montan llantas de 315/40 R18 Nitto NT05R.

El Dodge Challenger SRT Super Stock está construido sobre la base del Redeye y trae su paquete Widebody de serie. Por debajo de cuerda le sacaron 10 caballos más al motor HEMI V8 supercargado, alcanzando los 807 HP y los 959 Nm de torque. Aquí ya vemos el lugar que ocupa el Super Stock, pues está por debajo del Demon que producía 840 HP y 1.044 Nm con el mismo motor. Como este ya no se fabrica, oficialmente el Dodge Challenger SRT Super Stock es el muscle car más potente del mundo. Puede alcanzar los 100 km/h en 3.25 segundos y hace el cuarto de milla en 10.5 gracias a su transmisión automática TorqueFlite de ocho velocidades.

¿Será digno de suceder al Demon?

El Dodge Challenger SRT Super Stock fue equipado con todas las tecnologías para carreras desarrolladas en el Demon. Una de estas es el asistente de arranque, un sistema inteligente que protege a la transmisión de las excesivas descargas de torque provenientes del motor. También tiene el bloqueo de línea que aplica los frenos delanteros, pero deja libre los traseros para poder calentar las llantas con un burnout. Otro sistema permite gestionar la temperatura del motor a través de los sistemas el SRT Power Chiller y el Race Cooldown. Estas herramientas se encargan de enfriar el motor y el supercargador usando el refrigerante del aire acondicionado y los ventiladores. La idea es proteger estos componentes y también enviar más aire frío a la admisión, lo que se traduce en mejor rendimiento.

La pregunta que muchos se hacen es: ¿Por qué no revivir al Demon? Porque desde FCA juraron nunca hacerlo de nuevo. La idea es que fuera exclusivo, un modelo de colección muy limitado, una leyenda. Estaba tan enfocado en las carreras que no tenía asiento para copiloto. Aquí la ventaja es que el Dodge Challenger SRT Super Stock está equipado con todas las comodidades modernas y no es de edición limitada, sino que se fabricará en la medida que hayan pedidos. Se planea que llegue a los concesionarios a finales del año, así que este es un carro para piques que sí alcanzará a comprar algún día.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here