Bentley Flying Spur V8

Hablar de un Bentley «de entrada» suena rarísimo, ¿no cree? Sin embargo, precisamente eso es esta nueva versión del sedán más representativo de Bentley, el Flying Spur, que aumenta su oferta mecánica con un motor V8. Esta versión será relativamente más asequible que la equipada con el característico motor W12 aunque ciertamente no alcanza los más de 600 HP que produce ese motor. Además, por curioso que suene, Bentley afirma que este nuevo modelo está destinado a propietarios que manejen sus propios vehículos en lugar de tener chófer. Es por esto que Bentley se concentró en mejorar el comportamiento dinámico y la sensación de conducción, aspectos que normalmente no son prioridad en un sedán de lujo.

Menos peso, más diversión

El principal protagonista de esta nueva versión, como mencioné más arriba, es un motor V8 turbo de 4 litros: el mismo que encontramos bajo el capó del Continental GT. Este propulsor genera 542 HP y 770 Nm; menos potente, pero más eficiente comparado con la versión W12. Este V8 está acoplado a una caja automática de ocho velocidades y envía el torque a las cuatro ruedas. Además, para disminuir el consumo de combustible, el motor incorpora un sistema de desactivación de cilindros que le permite trabajar con solo cuatro pistones en circunstancias de manejo poco exigentes.

Otra ventaja de equipar al Bentley Flying Spur con un V8 en lugar de un W12 es un menor peso: 100 kilogramos menos, siendo exactos. Esto compensa la menor potencia y le permite al auto alcanzar los 100 km/h en 4,1 segundos así como una velocidad máxima de 318 km/h. Esta versión también trae de serie una suspensión neumática adaptativa, barras estabilizadoras con actuación electrónica, vectorización de torque y un sistema llamado Dynamic Ride para controlar el balanceo lateral de la carrocería. También, para los más exigentes, el fabricante ofrece un sistema de dirección a las cuatro ruedas para hacerlo todavía más ágil. Todo para que este sedán de lujo cumpla con su objetivo de ser más divertido para el conductor que para el pasajero.

Detalles, detalles, detalles…

Los cambios estéticos son mínimos, pero sutiles para distinguir esta versión del modelo tope de gama. La parrilla, los contornos de las luces y la rejilla inferior, por ejemplo, están pintadas de negro. En los costados encontramos llantas de 20 pulgadas e insignias que identifican esta versión V8. Finalmente, en la parte trasera, encontramos cuatro salidas de escape ovaladas. Adentro, tanto en las versiones de 4 y 5 asientos, la elegancia y confort hacen parte del ambiente como cabría esperar de la marca británica.

Una pantalla multimedia de 12,3″ domina la consola central desde la que se pueden controlar, entre otras funciones, la acostumbrada lista de ayudas a la conducción. Por último, y acorde a la tradición, Bentley ofrece una larga lista de opciones para que los propietarios personalicen a gusto su Flying Spur. Esta nueva versión de entrada, para millonarios en apuros económicos, llegará a Europa en los últimos meses de 2020 mientras que, para otros mercados, llegará a inicios de 2021.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here