© Fiat

El Fiat 500 y la moda italiana siempre han tenido una relación intrínseca, pero con la nueva versión La Prima hatchback ahora es más que evidente. Después de su éxito de ventas en la versión convertible, vuelve con un mejor estilo, un techo panorámico de cristal y con la innovación eléctrica que tanto le hacía falta. Esta cajita de sorpresas estaba destinada para ser lanzada en el salón de Ginebra y pensaba dejar más de una boca abierta. Aclaramos que La Prima significa la primera, haciendo referencia la versión de lanzamiento del primer 500 totalmente eléctrico, igual que su anterior opción descapotable.

Diseño de alta costura

Hablando personalmente, nunca me gustó la versión moderna del 500 en ninguna versión, pero Fiat supo hacer la jugada con este nuevo 500 La Prima. El rediseño es completo, sin cambiar las formas generales pudo darle un nuevo aire a su tradicional figura. Viene fabricado en una plataforma completamente nueva diseñada para soportar y acomodar mejor la tecnología eléctrica, eso cambia su base haciéndolo un poco más grande. Estará disponible en 3 colores especiales: Verde Océano, Azul Celestial y Gris Mineral. Para reformar su estilo y su influencia en la moda, Fiat construyó 3 versiones especiales de la mano de 3 diseñadores italianos icónicos: Giorgio Armani, Bvlgari y Kartell.

Del nuevo aspecto se destacan las luces redondas que ahora están divididas en su parte superior, dándoles una mirada con más estilo. Todas con tecnología LED y conserva la luz antiniebla en el mismo lugar, solo que ahora se integra mejor al ser un halo de luz que acompaña el diseño. Ya no tiene parrilla de color negro porque no hay motor que enfriar, eso les dio más libertad a los diseñadores para hacer un frente más pulcro. En su lugar, hay una rejilla mejor lograda pintada del mismo color de la carrocería. Un acierto a todas luces. Para rematar viene en versiones hatchback y descapotable, igual que su predecesor.

Electrificación: tarde pero segura

El Fiat 500 La Prima fue de los últimos en llegar a la moda de la electrificación, pero llegó elegantemente tarde. Cuenta con un motor eléctrico de 109 HP y una batería de 42 kWh. En español significa una autonomía prometida de 400 kilómetros en la ciudad, una velocidad máxima de 150 km/h (autolimitada) y una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,0 segundos. En un uso más «realista» se estima que podría recorrer unos 320 kilómetros dependiendo de qué tan pesado tenga el pie quien lo maneje.

Sin embargo, el carro es capaz de gestionar la energía de manera inteligente con 3 herramientas. La primera es el modo «Sherpa», en el cual gestiona todos los elementos que consumen energía para maximizar la distancia de recorrido. También está disponible el manejo a un solo pedal, en el cual el carro usa un freno de inercia para generar energía, sustituyendo los frenos tradicionales. Finalmente está el EasyWallbox, una estación de carga rápida instalada en la casa que puede cargar el carro hasta el 85% en media hora.

Muy bonito para ser verdad ¿no? Pero aquí viene la razón: cuesta 34.900 euros. A la tasa de cambio actual en pesos colombianos son más de 143 millones. ¿valdría la pena?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here