Maserati Ghibli Hybrid

Maserati en los últimos años ha trabajado en dos proyectos fundamentales para reinventarse como compañía. El primero es el desarrollo de su próximo superauto, el MC20, cuyo motor ya conocimos en detalle hace unas semanas. El segundo proyecto, un poco más reservado, pero igual de importante, consiste en llevar su gama de productos a la nueva era cero emisiones. Este último propósito acaba de dar el primer paso con la presentación del nuevo Maserati Ghibli Hybrid, el primer auto de esta naturaleza de la empresa italiana.

Un Maserati Ghibli Hibrido a la vista

Para identificar el próximo Maserati Ghibli Hybrid no necesitará tener ojos de lince. El modelo es fácil de reconocer por algunos elementos de su carrocería pintados en color azul. Esta decoración se utilizará para identificar todos los autos con etiqueta verde de la empresa con sede Módena. Debido a esto encontramos este tono en las entradas de aire delanteras, branquias laterales, pinzas de freno y el contorno del ovaló que encierra el logotipo en el pilar trasero. El primer híbrido de Maserati también recibe un pequeño facelift que incluye una nueva parrilla inspirada en un diapasón. Igualmente, los faros traseros se rediseñaron por completo y están inspirados en 3200 GT y el Alfieri concept car.

Por supuesto la cabina no iba estar exenta de cambios y Maserati quiere hacer saber a los ocupantes del Ghibli que están en un híbrido. Las costuras bordadas de los asientos y la iluminación ambiente reciben el mismo color azul utilizado en los accesorios de la carrocería. Y, aparte de debutar como el primer vehículo híbrido, el Ghibli es el primero en utilizar el nuevo programa Maserati Connect. Este permite una conexión constante con el automóvil, facilitando el intercambio de información. También se destaca el centro multimedia Maserati Intelligent Assistant con una pantalla de 10,1 pulgadas, además, un nuevo panel de instrumentos digital con nuevos gráficos.

El primer híbrido

Hablemos ahora del protagonista: la propulsión electrificada. La empresa italiana optó por incorporar un sistema mild-hybrid que utiliza un arranque/generador (en este caso llamado e-Booster por Maserati) para proporcionar la energía extra cuando el propulsor a gasolina de 4 cilindros y 2 litros turbo lo requiera. Esta unión le permite al Ghibli Hybrid obtener 330 HP de potencia y 450 Nm de torque. Adicionalmente el vehículo reduce en 80 kg el peso frente al modelo diésel. Gracias a estas mejoras, el auto alcanza una velocidad máxima de 255 km/h y se devora el 0 a 100 km/h en 5.7 segundos. El auto monta una caja automática de 8 marchas de origen ZF que envía toda la potencia a las ruedas traseras.

Maserati llega atrasado a la electrificación del sector automotriz y mientras ya otros fabricantes premium ofrecen variantes enchufables, la empresa italiana entró con la solución más sencilla. Según Carrodo Nizzola, responsable de la electrificación de Maserati, en un hibrido enchufable no hay un equilibrio entre el peso y las prestaciones. Argumenta que mientras se conduce solo en modo combustión, se arrastra el peso de la batería, de igual forma, cuando se conduce de forma eléctrica se arrastra el peso del motor de combustión. Así que por el momento un híbrido enchufable y un modelo 100% eléctrico no se encuentran en los planes de la compañía italiana. Por ahora disfrutaremos del primer vehículo híbrido de Maserati y seguiremos esperando el lanzamiento definitivo de su nuevo superauto…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here