Mazda Carol
- Publicidad -

Si pensaban que Mazda era nueva en eso de tomar autos prestados para cambiarle la marca, claramente no conocen al Carol. Durante años (desde 1962) el Mazda Carol ha sido un Suzuki Alto debajo de sus insignias. Este es otro modelo que toma prestado para cumplir con alguna normativa y ahora se trata de la regulación de los Kei cars japoneses. Para aclarar, este miniauto solo se vende en Japón, para el resto del mundo está el Alto.

Pequeño en todo sentido

El Mazda Carol 2022 viene con el nombre de Suzuki escrito por todas partes y está diseñado para satisfacer las exigencias del mercado japonés. Dispone de 2 versiones, una a gasolina y otra con tecnología microhíbrida. En cualquier caso, cuenta con un motor de DOHC de 660 cc y la versión a gasolina genera solo 45 HP y 55 Nm de torque. La versión híbrida sube estos números hasta los 48 HP y 58 Nm de torque gracias a un generador de arranque de 2,5 HP y 40 Nm.

© Mazda

Este autito solo dispone de una transmisión automática CVT, ideal para moverse por la ciudad. Lo curioso de este caso es que puede disponer de tracción delantera o integral. ¿Para qué la necesita un pequeño auto citadino? Ni idea, pero es bueno saber que dispone de esa opción. En esta nueva generación, el Mazda Carol trae las nuevas características del Alto. Además, tal como pasó con el Yaris, no se esforzaron en cambiar la estética en lo más mínimo.

Ni siquiera lo disimulan

El exterior del Mazda Carol no se parece en nada a un Mazda. Por ninguna parte se puede ver el diseño kodo. En cambio, se ve el diseño simple de Suzuki. Su diseño cuadrado y muy, muy compacto lo hace ideal para moverse en la ciudad. Para tener una referencia, las ruedas son de 14 pulgadas y apenas supera los 3,3 metros de largo. Este pequeño tamaño influye en su peso, pues la versión básica es de apenas 680 kg. Gracias a eso puede prometer una autonomía de 104,8 kilómetros por galón.

Por dentro, el Mazda Carol sigue siendo un Suzuki de pura cepa. El tablero apenas cuenta con el velocímetro y una pequeña pantalla monocromática para el computador a bordo. De manera extraña, no cuenta con un radio, pero sí tiene el espacio para poner una pantalla después. Olvídese de buscar una consola central o algún lujo. Es tan básico que el asiento trasero parece una lámina de espuma sin moldear. Eso sí, cuenta con 6 airbags, detección de peatones, luces automáticas, supresión de arranque en falso, entre otros detalles. Bueno, al menos está bien equipado en seguridad y por lo demás, solo digamos que cumple con lo que promete. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí