Porsche 911 Vision Safari

Hace nada nuestros fotógrafos espías cazaron un extraño Porsche 911 en Nurburgring. El raro ejemplar tenía pasos de ruedas ampliados y una suspensión elevada. De inmediato los fanáticos del mundo motor lo asociamos con una edición especial del mítico Porsche 911 SC que participó en el Dakar Safari de África Oriental de 1978. Un modelo que han pedido los fans de los rally desde hace mucho. De hecho, ahora sabemos que el fabricante alemán se ha planteado la idea de traerlo, y desde hace rato.

El Porsche 911 Vision Safari

En la reciente revelación de algunos concept car construidos entre 2005 y 2019 aparece un Porsche 911 Vision Safari. El prototipo fue concebido en algún momento del 2012 por los ingenieros y diseñadores de la casa alemana, en cabeza de Michael Mauer Director de Diseño de Porsche.

Porsche 911 Vision Safari

Los encargados del proyecto trajeron al siglo XXI la versión Safari transformando un Porsche 911 (GT3 991.1). Como no podía ser de otra forma, su imagen comienza con los mismos colores utilizados por el 911 SC Safari original: un traje Martini Racing. El modelo equipa un nuevo paquete de suspensión elevada que le dan mayor altura al suelo.

También encontramos pasos de ruedas ensanchados y reforzados, un parachoques de estilo único con exploradoras, un juego de iluminación LED sobre el techo y un alerón específico para el modelo. Al ejemplar se le han reforzado los bajos de la carrocería para protegerlo del camino difícil. El fabricante no nos ha dejado ver el interior, pero señala que la cabina esta centrada en las competiciones de rally.

“Rara vez me había divertido tanto”

Por su puesto, los asientos de carrera y la jaula antivuelco vienen incluidos en el paquete. Incluso incorpora un estante montado sobre un ventilador detrás de los asientos para enfriar el casco del conductor entre etapas. Porsche no reveló los datos correspondientes a su mecánica, aunque no dudamos que las altas prestaciones estaban aseguradas. Por otra parte, el Porsche 911 Vision Safari no viajó a un desierto para probar sus capacidades, pero fue conducido en la pista de grava en las instalaciones de Weissach de Porsche (en donde también se prueban el Cayenne y Macan).

Michael Mauer aprovechó la ocasión del “mítico regreso” para dar una vuelta como copiloto y menciona que: «rara vez se había divertido tanto«. Una afirmación que no ponemos en duda, aunque esperamos algún día esa diversión sea con un modelo de producción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here