Toyota Hilux Mako

Hay productos que son tan exitosos y globales que literalmente se pueden encontrar en todos los continentes como, por ejemplo, la Toyota Hilux. Es por esto que las versiones especiales no faltan, ya sea de la mano de Gazoo Racing o Toyota Racing Development. Ahora llega otra edición especial de esta pick-up: la Toyota Hilux Mako, una versión con una imponente apariencia 4×4 y mejoras en su mecánica para cazar a la competencia.

Un tiburón al asecho

El tiburón Mako es el más rápido del océano y fue la inspiración de Toyota para esta nueva edición de la Hilux. Pese a esto, parece que la marca japonesa preparó esta pick-up más para los caminos difíciles que para la velocidad. Para empezar, la camioneta recibió una renovación estética profunda que la hace ver mucho más funcional y agresiva. En el frente se instaló una defensa de acero más robusta con un protector de cárter en la parte de abajo. Además, trae exploradoras integradas así como una barra de luces LED en el centro.

A los costados, los guardabarros están ensanchados y el espacio entre el neumático y la carrocería es mayor. La razón es que la suspensión se mejoró, subiendo la camioneta 40 mm adelante y 50 mm atrás. Los amortiguadores ahora son unidades BP-51 de la marca ARB Old Man Emu, con control de amortiguación y rebote ajustable. También cuenta con rines exclusivos de 18 pulgadas con neumáticos todoterreno Maxxis Razr.

¿Un Mako todoterreno?

En la parte de atrás, el parachoques también fue reemplazado por uno de acero con ganchos de remolque en rojo que sobresalen por la parte inferior. También viene de serie el acople para remolques, capaz de arrastrar casi 3 toneladas y media. Los discos de freno delanteros son más grandes y las líneas de freno son en acero inoxidable para que sean más resistentes. El equipamiento se completa con asientos deportivos tipo cubo, tapizados en cuero y con la insignia del Toyota Hilux Mako. Finalmente, el volante ahora tiene una textura más deportiva y una guía central en color azul.

Hasta aquí todo muy bonito, pero hay dos malas noticias. La primera es que el motor no se tocó y sigue siendo el 2.8 litros Diésel con una potencia de 204 HP y 500 Nm de torque. Es un buen motor, pero habría sido mejor que lo retocaran para sacarle más fuerza y hacerle honor al tiburón Mako. La otra mala noticia es que este modelo solo se fabricará en la planta de Thames, Nueva Zelanda. Al ser una edición limitada a 250 unidades y por encargo, no está destinada a exportación. Lástima, un modelo así en tierras latinas podría pegar bastante bien.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here