Desde su lanzamiento, el Bugatti Chiron ha sido superior a su predecesor, el legendario Veyron, en todos los aspectos excepto uno: velocidad máxima. Limitado electrónicamente a apenas 420 km/h, al Chiron le faltaban cinco centavos para el peso frente al récord Guinness de 430 km/h del Bugatti Veyron Super Sport. Hoy Bugatti anunció que un Chiron superó DE LEJOS la anterior marca del Veyron SS, pero este récord ha causado revuelo y en Fuel les tenemos todos los detalles.

Anatomía de un récord

Hace exactamente un mes, el 2 de agosto, Bugatti llevó un Chiron a sus instalaciones de pruebas en Ehra-Lessien, hogar de un circuito de máxima velocidad compuesto por dos curvas peraltadas y una recta de 8.7 kilómetros; tan larga que es imposible verla completa de extremo a extremo debido a la curvatura de la tierra. Andy Wallace, piloto de pruebas de Bugatti y múltiple campeón en las 24 Horas de Le Mans, se sentó tras el volante y aceleró a fondo: 490,484 kilómetros por hora, verificados por delegados del libro de récords Guinness y la TÜV de Alemania.

Top Gear fue el único medio que cubrió la noticia en agosto, pero solo hasta hoy pudieron revelarlo

¿El asunto? No era un Chiron de producción, sino un prototipo. Modificado en cooperación con el renombrado fabricante italiano Dallara, este Chiron es 25 centímetros más largo, incrementando sustancialmente la distancia entre ejes del modelo estándar para mejorar su estabilidad. Gracias a esta cola alargada, el enorme alerón que también funciona como freno de aire en el Chiron pudo ser remplazado por un sencillo, pero efectivo, alerón fijo para reducir el arrastre aerodinámico. Pero eso no es todo…

Aunque la transmisión de mantuvo de serie, el motor W16 fue afinado para producir 1,578 caballos de potencia y equipaba un nuevo sistema de escape muy parecido al del nuevo Bugatti Centodieci. Sin embargo, hace falta más que potencia y eficiencia aerodinámica para un récord de estos: hacen falta llantas que aguanten el enorme esfuerzo sin que todo termine en tragedia. Michelin, aliado de Bugatti desde hace ya rato, estuvo a cargo de fabricar un juego de llantas Pilot Sport Cup 2 especialmente diseñadas para este récord. Como si fuera poco, a este prototipo se le quitó el asiento del pasajero, entre otras medidas drásticas para reducir su peso.

¿Carro de pre-producción o carro modificado?

Así las cosas, Bugatti no puede decir que han reclamado el récord de velocidad para un carro de producción y esto es lo que más revuelo ha causado. Bugatti misma se ha contradicho al respecto: por un lado, dicen que es un prototipo casi listo para producción, algo así como un abrebocas de un Chiron Super Sport; pero al tiempo, Stephan Winkelmann, presidente de Bugatti, comentó que esta hazaña era el final de sus esfuerzos compitiendo por récords de velocidad máxima. Entonces, si este Chiron no fue el primer carro de serie en alcanzar la barrera de las 300 millas por hora, ¿podríamos decir que fue el primer carro modificado basado en un carro de serie en hacerlo?

300.4 millas por hora mucho antes que el Bugatti Chiron.

Tampoco. A principios de año el equipo M2K Motorsports logró una marca de 300.4 mph con su Ford GT modificado, alcanzando el equivalente a 483 km/h en apenas una milla, una distancia mucho menor a la que necesitó el Chiron. Tengamos en cuenta además que M2K es un equipo de aficionados, no una corporación asistida por nombres como Dallara y Michelin. Nada de esto quita que el Bugatti haya logrado algo impresionante con este prototipo del Chiron, pero quedan un par de dudas en el aire: ¿Exactamente cuál récord quería romper Bugatti? ¿Veremos pronto un Chiron Super Sport? Solo el tiempo lo dirá, porque por ahora Bugatti guarda silencio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here