La ventaja en tecnología por la que se ha caracterizado Tesla todavía está muy lejos de ser rentable. Aún cuando las ventas llegan a los 5.000 millones de dólares en los primeros seis meses, los resultados financieros en este periodo reflejan un triste panorama: más pérdidas y pocas expectativas.

O así queda evidenciado en el más reciente reporte de la empresa. La multinacional estadounidense llega a los 408 millones de dólares de pérdidas a junio, una cifra que, aunque es menor a los 702 millones de dólares del primer semestre, preocupa a los accionistas y al mercado.

Desde el mundo financiero, Tesla ya es reconocida como la montaña rusa del sector automotriz. No solo por las perdidas, sino también por los ingresos. Esto precisamente porque pese a que registra mayores ventas, aún no logra encontrar su punto de equilibro. Según la empresa, la pérdida neta trimestral de 408,3 millones de dólares, es no solo un duro golpe para la compañía, sino, además, una caída de 1,12 dólares por acción. 

Hay camino para mejorar

Pero no todo está mal y todavía hay camino por andar. Más allá de los egresos, ingresos o ebitda (términos económicos del reporte), un dato que se destaca son las 95.200 unidades que se lograron entregar a nivel mundial.

“En el segundo trimeste de 2019, logramos un record. Entregas de 95.356 vehículos y producción récord de 87.048 vehículos, superando nuestros récords trimestrales anteriores. Este es un hito importante ya que representa un rápido avance en la gestión logística global y de entrega”, explicó la marca, en un comunicado.

De las casi 95.500 unidades que se lograron, 77,634 fueron del modelo 3s, una de sus versiones más populares y la cual tiene un precio de venta promedio de alrededor de 50.000 dólares. A pesar que esta línea se ha consolidado a nivel mundial, las ventas de Model S y X se ubicaron en 17,722 unidades al final del trimestre

Es por esta razón que el accionista mayoritario de la multinacional, Elon Musk, confirmó, ante estos reportes, que la producción del Modelo Y se llevará a cabo en la planta de Fremont. Posiblemente, en el segundo semestre de 2020.

Tesla Model Y / © Tesla

Por ahora, la compañía mantiene una promesa: dejar a un lado las cifras negativas y consolidarse como líder innato en tecnología e innovación. Para lograrlo, Musk señala que se enfocarán en la producción del Modelo Y, al mismo tiempo que apuestan por las energías renovables, los carros inteligentes y los avances disruptivos. Esos que dicen que hasta la marca le apostaría a vehículos voladores y robots que sirvan para la movilidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here