BMW-M5-CS-Manhart
- Publicidad -

Si usted no lo sabía, el primer auto “estándar” de BMW que la división M transformó en todo un monstruo fue el Serie 5. Es cierto que el M1 supercar fue primero, y si quiere ser más quisquilloso el 3.0 CSL original, pero con la llegada del M535i en 1984, y luego el M5 en 1985, la división M no ha parado de darnos diversión y autos potentes. Pero no son los únicos en hacerlo, como lo demuestra Manhart y su propia versión del BMW M5 CS.

Si no lo recuerda, el M5 CS es la versión más extrema de cualquier BMW, y de hecho el modelo más potente de la marca, punto. Ignore que existe el XM, ese auto es una alucinación colectiva. BMW puso su motor V8 más potente, piezas más ligeras, sillas en fibra de carbón con la silueta del Nürburgring, tomas de aire en el frente y un desempeño asombroso. Ahora imagine qué tan bestial podría ser el BMW M5 CS que Manhart preparó.

Llevado a nuevos extremos

Vamos a los hechos: este es el auto perfecto para escapar de una persecución. Quizá una que involucre a Robert de Niro y Jean Reno en las calles de París, u otra en la que Jason Statham necesite huir de la policía. Tiene espacio para cuatro, un gran baúl, una presencia intimidante, las mejores partes de BMW M y una inyección de 162 caballos de potencia adicionales.

¿Cómo? Con un sistema de inducción nuevo, escape en acero inoxidable de alto flujo y el controlador MHtronik que liberan el potencial de V8 twin turbo de BMW. Con 788 hp y 935 Nm de torque, creo que es apropiado que el BMW M5 CS de Manhart se llame “MH5 GTR”, así no le caiga en gracia a Nissan. Como casi todo lo que hace este preparador alemán, estas modificaciones no son legales en Alemania, así que este M5 se disfruta mejor en cualquier otra nación del mundo que no moleste por las emisiones, a menos que se encuentre en el estado de California.

Pegado al suelo

Manhart no tocó la transmisión ni frenos gigantes del M5 CS, pero pueden ser modificados a la carta si así lo esta. La suspensión si fue “trucada” con coilovers de KW, para reducir el perfil del M5 y mejorar su maniobrabilidad. Necesario cuando se tiene tanto poder y un auto que pesa 1.866 kg.

Manhart también agrega su toque personal con rines de aleación con un acabado gris mate, cauchos Michelin Pilot Sport y logos del preparador en vez de la insignia de BMW. No pueden faltar las calcomanías doradas, aunque estas son opcionales por si prefiere un aspecto más limpio y que no llame la atención. Dudo mucho que consiga eso con un ruidoso V8 de casi 800 hp, pero para eso hay válvulas en el escape que lo hacen más discreto. ¿Será que este Bimmer califica para alguna promoción de Black Friday?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí