Subasta Shelby Cobra

Si alguna vez soñó con poseer un Shelby Cobra, hay uno que irá a subasta el próximo mes en Estados Unidos. Pero antes de que aliste la billetera, déjeme contarle que este no es cualquier Cobra, sino una versión única conocida como Shelby Cobra 427 “Super Snake”, y que fuera el auto personal de la mente maestra detrás de la marca.

El Cobra, creado por la compañía Shelby American, es uno de los vehículos más icónicos de la historia. Este ha aparecido en un sinnúmero de películas, series y videojuegos, además de convertirse en un ícono de las competencias norteamericanas en los años sesenta. Tal es la fama de este vehículo que existen compañías dedicadas exclusivamente a fabricar réplicas del Cobra.

¿Qué tiene de especial este Cobra?

No obstante, aquella producción original del Shelby Cobra permanece como uno de los vehículos más deseables y coleccionables, sea alguna de las versiones con el motor Ford 260, 289 o 427. Pero este en particular, el “Cobra para acabar con todos los Cobra” es literalmente un auto único en el planeta.

Carroll Shelby decidió fabricar 23 unidades de una versión especial que se conocería como Shelby 427 Competition, homologada especialmente para la pista. Uno de estos, chasis “CSX 3015”, se envió a Europa para hacer un tour publicitario. Al regresar la compañía miró el auto y tomó la decisión de adaptarlo para la calle y que fuera de uso personal de su dueño.

Al Cobra 427 Super Snake le colocaron un parabrisas y un par de bómperes y voilá. No contentos con esto, al motor original Ford V8 427 los de Shelby le instalaron dos enormes supercargadores Paxton al vehículo, empujando la potencia a unos 800 caballos, una figura descomunal para 1966. A modo de comparación, el primer auto de producción que alcanzó este número fue el Koenigsegg CCR en 2004.

Shelby 2

Tal era la potencia de este motor, que la caja de cambios original de 4 cambios se reemplazó por una automática de 3 cambios. Todo esto le permitía al Super Snake llegar de 0 a 100 en poco más de 3 segundos y una velocidad máxima de 320 km/h. El mismo Carroll Shelby una vez contó como la policía de Nevada lo detuvo por andar a 310 km/h en una “escapadita” con su Super Snake.

Rompiendo récords de subasta

El Super Snake cambiaría de manos en 1970, cuando el compositor Jimmy Webb lo adquirió. Dos décadas después sería decomisado por la agencia de Impuestos de los Estados Unidos (IRS) y pasaría por varios dueños, imponiendo un récord de venta en 2007 cuando fue subastado por $5.5 millones de dólares. En aquella ocasión Carroll Shelby estuvo presente y dedicó unas palabras al que fuera su auto personal.

Shelby 3

El Shelby Cobra 427 Super Snake irá a subasta gracias a Barrett Jackson, en su evento del próximo 20 de marzo en la ciudad de Scottsdale, Arizona. Se espera que el Cobra sea vendido por una figura entre 7 y 8 dígitos. Si le sobran algunos “milloncitos” y se puede dar el gusto de tener semejante capricho, aquí le dejamos la página para que siga la subasta y ponga su oferta por este monstruoso vehículo, único en el mundo.

En el caso de que tenga la forma de adquirir este “santo grial” del mundo motor, no se le olvide tener algún ahorro para asegurarlo y tenerlo en un garaje, no vaya a ser que el clima haga estragos sobre esta pieza de historia automotriz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here