Ferrari 458 fugitivo

Hace un par de años observamos con dolor la siguiente escena: en un deshuesadero del Reino Unido, el Ferrari 458 Spider de un fugitivo era destruido lentamente por la garra metálica de una excavadora. Se recomienda discreción al ver las siguientes imágenes, que parecen sacadas de una película de terror.

¿Quién es capaz de destruir una máquina así?

Seguramente luego de ver el video se pregunta ¿quién es capaz de algo así? Para responderlo, vayamos al principio de la historia.

Zahid Khan, un empresario millonario de 35 años fue condenado inicialmente a 150 horas de servicio comunitario, por los crímenes de fraude y distribución de matrículas vehiculares falsas.

Fue entonces que Khan cometió el primer error en una serie de cómicos errores: estacionó su Ferrari frente a la corte de Birmingham el día de su apelación. Ni corta ni perezosa, la policía local rápidamente decomisó el vehículo. El intentó recuperar su preciado convertible, pero ya era muy tarde. La policía había destruido sin remordimientos su Ferrari 458, tal y como se observa en el video. Al menos no fueron tan brutales como el gobierno de Filipinas.

Captura de pantalla Youtube
El Ferrari 458 listo para conocer su triste desenlace.

Hermanos en la fuga

Corría el año 2018 y Khan se encontraba en un aprieto: apelar y cumplir con sus horas de servicio comunitario y reformarse; o encontrar alguna excusa para evitar la condena. Ante este dilema, lógicamente el hombre decidió escapar junto a su hermano (y cómplice) para esconderse en el paraíso de los millonarios: Dubái.

Al juez de Birmingham no le hizo mucha gracia la jugada de Khan. Por tal razón lo condenó en ausencia a 10 años de prisión y a una multa de £116.319 (unos 578 millones de pesos colombianos.) Mientras tanto, Zahid Khan decidió disfrutar la buena vida y hasta se grabó destruyendo un Rolex avaluado en 150 millones de pesos.

Khan es activo en redes sociales y publica fotos volando aviones privados y jugando con tigres siberianos. Incluso defendió su “heroico” escape con un: “Perdón, no tuve otra opción”.

© Ferrari
Así se vería el Ferrari 458 si su dueño no tomara tantas malas decisiones.

Demandando a la justicia

Algo dentro de la cabeza del Khan lo tenía intranquilo. Y apelando a su lógica, naturalmente decidió demandar a la policía de West Midlands por “conducta ilegal” al destruir su Ferrari 458 de $200.000 dólares, causándole según él: “ansiedad y estrés”.

Esto al departamento de West Midlands no le hizo mucha gracia, y al recibir la demanda declaró que responderán al caso siguiendo los procedimientos necesarios en la corte. Y sin querer jugar al abogado del diablo, tanto usted como yo estaríamos enojados si de la nada la policía destruyera nuestro carro sin razón. No obstante, la versión de la policía respecto a la destrucción del supercar fue la falta de la póliza de seguro del Ferrari, declarándolo como “inseguro para tránsito” por daños, y por ende terminó destruyéndolo.

En los próximos meses se espera la policía del Reino Unido extradite a Zahid Khan, ya que esta tiene conocimiento de su domicilio en Dubai. Nadie sabe cómo continuará esta novela, digna de una adaptación a Netflix. Por mi parte, ojalá el Ferrari 458 de este fugitivo hubiera tenido un final más feliz, siendo subastado a la caridad para que algún afortunado pudiera disfrutar el deportivo italiano.

1 Comentario

  1. muy buen artículo, yo pienso lo mismo que el señor periodista, sentí escalosfríos al mirar el video y pensé ese vehículo podría alimentar a muchísimos niños en un horfanato, o subastarlo para repartir el dinero a fundaciones de caridad, pero en fín, en otros países la justicia es mucho más severa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here