Cuando se estrenó Rápido y Furioso en 2001, nadie pensó que la película se convertiría en el ícono cultural que resultó ser. Yo sé, está lejos de ser una buena película, pero es divertida, emocionante y está llena de carros coloridos y ruidosos corriendo a toda velocidad. Es más, se ha vuelto tan mítica que varias escenas están grabadas en la memoria de todo aficionado a los carros: una de las más populares es el pique entre un Honda S2000 y un Volkswagen Jetta, pero también es una de las más controversiales por múltiples detalles. Por ejemplo, un Jetta sin frenos y un motor que supuestamente costaba US$100,000…

“Jesse, no lo hagas. Hay más de cien mil dólares en el motor de ese auto”

¿Alguien más recuerda verla en Premier Caracol?

Estoy seguro que basta con esa frase para que la escena empiece a reproducir en su cabeza. Brian le advierte a Jesse sobre el motor de su oponente, él lo ignora y arrancan. El Jetta toma la delantera y Jesse activa EL NITROOOOOO, como lo llamaría Toretto, pero Johnny Tran responde con un frío “Demasiado pronto, novato”, activa el N2O de su Honda y rebasa sobrado al Jetta. Todo termina en cuestión de segundos, entre el sonido de motores y electrónica pasada de moda. ¿El detalle? En realidad no había más de $8,000 dólares en el motor de ese auto, según lo confirmó en su canal de YouTube el asesor técnico de Rápido y Furioso, Craig Lieberman.  

Lieberman también era el dueño del Toyota Supra que protagonizó la película junto con Paul Walker y desde hace algunos meses ha sacado algunos videos propios. En ellos, Lieberman habla sobre sus experiencias y revelan detalles específicos de la película que solo él podría saber. Su último video es sobre esta famosa escena, pero ya en otros videos nos había dado algunos detalles del Honda S2000 negro en cuestión. Lieberman nos explica que el S2000 no fue hecho específicamente para la película sino que pertenecía a RJ de Vera, un reconocido tuner de la época. El motor tenía un supercargador Comptech, una entrada de aire frío, un header 4 a 1, un exhosto catback y pare de contar. Los otros $92,000 estaban en la imaginación de Brian.

Los polémicos frenos sin mordaza del Jetta

Otro detalle que siempre le hemos criticado los fans a esta escena es que, cuando le hacen un primer plano al Jetta arrancando, vemos que sus frenos delanteros son solo un disco sin mordaza. No hace falta ser experto para saber que así no funcionan unos frenos, pero sí hace falta un experto para explicarnos qué pasó ahí. En otro de sus videos, Lieberman entrevista a Scott Centra, el dueño original del Jetta y aclara todo el malentendido. Resulta que el Jetta real tenía unos rines de 19” y un sistema de frenos Brembo hecho a medida con discos de 13” y mordazas de 4 pistones, ¿entonces?

El problema es que una película utiliza también dobles para los carros y no había presupuesto para ponerles este sistema que, según Centra, costaba US$9,000. Debido a eso, las réplicas usaban los frenos originales, pero estos se veían ridículos bajo los enormes rines así que utilizaron esas cubiertas que parecen discos de freno para dar la apariencia de los frenos Brembo. Detalles como estos abundan en el canal de Lieberman: si es fan de Rápido y Furioso le recomiendo hacerse una pasadita y revivir esos extrañamente gloriosos días en que el neón estaba de moda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here