Lotus Emira GT4

Pocas marcas de autos tienen tanta historia en el automovilismo como Lotus y solo era cuestión de tiempo para que presentaran al Emira GT4. Si pensaba que el Emira para la calle ya era un superauto insuperable, es porque no ha conocido a su versión para pista. Lotus fabricó este auto con la deportividad en mente desde el principio, así que hacerlo para carreras no es complicado. Eso sí, tendrá que llenar los zapatos del Evora GT4 y esa no es una tarea fácil.

Una obra de varios artistas

El Lotus Emira aún no sale a las calles y ya tiene una versión de carreras, algo que habla de la pasión de la marca británica por automovilismo. De hecho, para hacer un trabajo impecable a la hora de construir un Emira para las pistas, trabajaron de cerca con RML Group, una muestra de que van en serio. Este desarrollo entre ambas empresas pretende brillar en carreras GT como las 24 horas de Barcelona, Dubái, el Pirelli World Challenge o el European GT.

Para lograr este objetivo, el Lotus Emira GT4 solo dispone del motor 2GR-FE de Toyota y no usará el motor de AMG. Se trata del motor V6 supercargado de 3,5 litros que genera unos 400 HP. El sobrealimentador es de Harrop TVS 1900 y la transmisión es una XTrac de 6 velocidades con paddle shift. Para completar el apartado deportivo, cuenta con un diferencial de deslizamiento limitado. Después de hablar de tantos autos eléctricos, es refrescante ver un auto de carreras con una mecánica como las de siempre.

La última evolución del Emira

A nivel estructural, el Lotus Emira GT4 no es tan diferente respecto a su versión civil. El chasis no tuvo cambios ya que, según Gavan Kershaw, «el chasis del Emira es el punto de partida perfecto para un coche de carreras de alto rendimiento». Kershaw es director de Atributos de Vehículos de Lotus y fue ganador del campeonato GT de autos de carrera Lotus, así que sabe de lo que está hablando. Por regulaciones de la FIA, tuvieron que añadir una jaula antivuelco, el arnés de 6 puntos y la pila de combustible de 96 litros.

Un detalle típico de Lotus es la ligereza de sus vehículos y el Emira GT4 también debe serlo. Todo el interior fue desprovisto de sus comodidades para dejarlo al desnudo. El panel de instrumentos se reemplazó por una unidad Motec con registro de datos. El peso en seco queda en solo 1.260 kg, más de 100 kilos menos que la versión de calle. Para rematar, la suspensión ahora cuenta con amortiguadores Öhlins y barras antivuelco. Mejor dicho, este es un Emira en su máxima expresión para disfrutar solo en las pistas. Esta lindura se producirá en números limitados y se presentará al final de este año en el circuito de Hethel. Aún no se han mencionado los precios, pero puede guiarse por otros autos de carrera recientemente presentados. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here