Hay una pregunta que todos los amantes de la conducción nos hacemos en estos tiempos de carros eléctricos y conducción autónoma: ¿Qué pasará en el futuro con el placer de conducir? Pero no temáis, hermanos míos, BMW tiene una respuesta a esta pregunta que podrá ser color gris, pero está lejos de ser deprimente: se trata del BMW Vision M NEXT.

Hasta 600 HP, producto del trabajo conjunto entre un motor cuatro cilindros turbo y un sistema híbrido, se esconden bajo la atractiva carrocería donde predomina el uso de materiales compuestos así como de los colores negro, rojo y gris. La estampa del carro está fuertemente influenciada por el diseño de modelos anteriores como el legendario M1, demostrándonos que BMW no perderá de vista sus raíces en los años por venir.

Y es que lo más importante del Vision M NEXT, como con todo concept car, no es tanto el carro en sí, sino lo que este representa en términos de la dirección que la compañía tomará en el futuro. En este sentido, lo más impactante del Vision M NEXT son los dos diferentes modos en que BMW propone incorporar la conducción asistida: EASE y BOOST.

Mientras que EASE incluye todas las tecnologías dirigidas a convertir al conductor en un pasajero y el carro en un espacio cómodo y tranquilo, BOOST apunta a todo lo contrario; a utilizar la tecnología para aumentar el desempeño y la experiencia para el conductor.

Interior BMW Vision M NEXT

Esto se ve reflejado en el diseño de la cabina del Vision M NEXT y su tablero de instrumentos bautizado BOOST Pod, completamente enfocado en el conductor, pensado para presentarle la información prioritaria con base a la velocidad y con la posibilidad de activar el modo BOOST+ para liberar toda la potencia disponible del motor turbo y los motores eléctricos.

Es este compromiso con el placer de la conducción lo que ha convertido a la M en la letra más poderosa del planeta y este nuevo prototipo nos asegura a todos una cosa: ¡habrá M para rato!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here