Le quedan dos meses a la alcaldía de Enrique Peñalosa y las controversias no se detienen. El día de ayer la secretaría de movilidad anunció que se aprobará, por decreto, una medida que permitirá a los usuarios de vehículos particulares en la ciudad circular durante el horario de Pico y Placa a cambio de una tarifa anual. Esta medida según la alcaldía, busca desestimular el uso de un segundo vehículo e incrementar el recaudo para financiar el sistema integrado de transporte público. La medida ha tenido una recepción mixta, así que en Fuel le traemos todos los detalles y un breve análisis para que se forme su propia opinión al respecto.

¿En qué consiste la medida?  

En principio la medida es bastante simple. El pico y placa funcionará normalmente, pero quienes deseen circular en los horarios de restricción podrán hacerlo después de pagar una tarifa fija de 2’066.200 pesos semestrales o 4 millones anuales. El pago de esta tarifa será enteramente voluntario. Sin embargo, al mismo tiempo que la alcaldía introdujo esta opción, extendió la restricción a los vehículos blindados y las camionetas de platón. De ahora en adelante las camionetas de trabajo se tendrán que acoger a la misma restricción de los vehículos particulares y los únicos vehículos blindados que podrán circular sin restricción serán los asignados por la Unidad Nacional de Protección (UNP). Los propietarios de estos vehículos también podrán pagar esta tarifa para estar exentos de la restricción.

Según el secretario de movilidad Juan Pablo Bocarejo, un estudio previo al anuncio de esta medida concluyó que 50.000 personas estarían dispuestas a pagar esta tarifa. Del los 1’800.000 vehículos particulares circulando en la ciudad, el distrito espera que unos 60.000 vehículos se acojan a esta medida. Esto se verá reflejado en un recaudo de entre 170 y 240 mil millones de pesos que financiarán el SITP. Bocarejo, quién dicho sea de paso fue destituido e inhabilitado en primera instancia por parte de la Procuraduría a causa de irregularidades en el contrato de semaforización inteligente, considera que esta medida regulará el tráfico y reducirá el crecimiento del parque automotor. La idea es que, en vez de comprar un segundo carro, los ciudadanos se acojan a esta medida.

Las desventajas

Una medida similar ya está funcionando en Cali, donde la tarifa es de 2’500.000/año, pero el anuncio en Bogotá desde ya está generando resistencia. Algunos detractores consideran la medida inequitativa pues privilegia a quienes tienen el presupuesto para pagar la tarifa. Otros sostienen que la medida no logrará reducir la congestión, pues quienes han podido pagar por un segundo vehículo bien podrán pagar la tarifa para que sus dos carros no tengan Pico y Placa. Además, cabe preguntarse, ¿qué efectos tendrá esta medida para plataformas como Uber, Beat o Didi?

En lo personal, pienso que hay mejores alternativas para lograr los objetivos de la alcaldía sin incurrir en estas polémicas. Un cargo de congestión, similar al usado en Londres, por ejemplo. Bajo este modelo, el ciudadano paga una tarifa diaria para entrar a la zona de congestión (el centro de Londres, en el caso inglés, un área de 21 km cuadrados). Una medida así no solo es más flexible e igualitaria, sino que ha resultado ser un éxito en la capital inglesa; reduciendo la congestión y facilitando la movilidad para el transporte publico en un área critica.

¿Mejorará la movilidad con esta nueva medida de la alcaldía o será peor el remedio que la enfermedad? No lo sabremos con seguridad hasta el próximo año. Lo cierto, es que desde ya hay algunos concesionarios ofreciendo bonos de descuento de 4 millones de pesos con la compra de un carro nuevo…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here