- Publicidad -

Hoy día, todas marca de lujo tiene un SUV: Porsche, el Cayenne; Lamborghini, el Urus; Bentley, el Bentayga y ahora llega el Aston Martin DBX. Señoras y señores, este es el primer SUV de la marca de Gaydon, y aunque esto ya se sabía desde el año pasado, esta semana se han conocido nuevos detalles sobre lo que promete ser un animal. ¿Qué tanto? Bastante más que otros modelos de Aston Martin y suficiente para que cinco personas se sientan como el mismísimo 007.

Más potente que un DB11…

La idea de un Aston Martin todoterreno lleva rondando desde 2015 cuando la marca presentó en Ginebra su DBX Concept. No era precisamente bonito, parecía un DB10 con la suspensión de un carro de Dakar, pero la idea le quedó sonando a la gente de Aston Martin y llego a convertirse en el vehículo que puede apreciar en las fotos. Dicho sea de paso y como lo indica su camuflaje, se trata de un modelo de preproducción para darle los toques finales a la puesta a punto del chasís. Esto quiere decir que Aston Martin está cumpliendo el cronograma que se propusieron hace un año, según el cual veremos el DBX de producción en el último trimestre de 2019 y que las entregas empezaran en 2020.

Así suena el Aston Martin DBX

Producido en una fabrica completamente nueva en St Athan, Gales, el DBX está basado en una versión modificada del monococo de aluminio del DB11. La carrocería tiene todas las proporciones que esperamos en un SUV, pero incluye los elementos de diseño distintivos de Aston Martin: la parrilla y las luces frontales son inconfundibles y, atrás, hay un alerón inspirado en el DB5. Propulsando al DBX encontraremos un motor V8 biturbo de 4000cc, suministrado por Mercedes-AMG, el mismo disponible en el DB11 y el Vantage. ¿La diferencia? En el DBX estará calibrado para producir 542 caballos de potencia y 516 libras/pie de torque. Perfecto para atrapar a Goldfinger.

“Increíblemente prometedor”

Aston Martin no ha revelado más detalles concretos sobre el DBX, fuera de que hay planes para una versión hibrida y una 100% eléctrica. Eso no les ha impedido antojarnos: prometen una distancia de frenado mejor a la del DBS Superleggera y velocidades en curva similares las del Vantage. Además, han confirmado que el DBX podrá pasar la marca de los 300 km/h, aunque no han dado una cifra exacta. Y, como si fuera poco, el DBX ha sido probado en Silverstone, en etapas de rally en Gales y en el Nürburgring pues el comportamiento dinámico es una prioridad alta para Aston Martin.

En palabras de Matt Becker, el ingeniero en jefe de Aston Martin, “Nos hemos concentrado mucho en combinar [el motor] con la dinámica de conducción que demanda nuestra marca, que es inherente a cada Aston Martin, y los primeros indicios del desempeño del DBX han sido increíblemente prometedores”. Becker seguramente es consciente de lo competitivo que es el segmento al que están entrando, pero es evidente que no se detendrá hasta alcanzar su misión. Tal como el agente favorito de Inglaterra…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí