Ah, el Porsche Cayenne: el eterno foco de controversia en la gama de Porsche y, al mismo tiempo, una maquina con un rendimiento indiscutible. Ahora, con el anuncio más reciente del fabricante alemán, este SUV será todavía más controversial y potente para el año que viene gracias a la versión Turbo S E-Hybrid que será el modelo top para el Cayenne y el Cayenne Coupe.

Nombre largo, motor potente

La principal diferencia entre los modelos Turbo S E-Hybrid y los Turbo S “corrientes” es, como su nombre lo indica, que su motor a gasolina está complementado por un motor eléctrico. Los resultados son casi increíbles: 541HP del motor V8 doble turbo de 4000cc, sumados a los 134HP del motor eléctrico para un total de 675 caballos de potencia y 900 newtons metro de torque. Para poner estas cifras en perspectiva, recordemos que el Porsche Carrera GT, ese superauto de ensueño de mediados de los 2000 producía “apenas” 612HP y 590 NM con un V10 derivado de un prototipo de carreras.

Los motores podrán ser usados de forma independiente o conjunta dependiendo del modo de manejo, permitiéndole al Cayenne Turbo S E-Hybrid operar en modo 100% eléctrico gracias a una batería de 14.1 kWh que puede recargarse con un tomacorriente. Una caja automática de 8 cambios y tracción total será estándar tanto en el Cayenne como el Cayenne Coupe.

Incuestionablemente Porsche…

Siendo la versión tope, los Cayenne Turbo S E-Hybrid vendrán de serie con equipamiento que sería opcional en otras versiones, así como detalles específicos a ella. Por ejemplo, el paquete Sport Chrono y todos los acrónimos chistosos de Porsche vienen estándar: el sistema 4×4 PTM (Porsche Traction Management), los frenos de compuesto cerámico PCCB (Porsche Carbon Ceramic Brakes), las ayudas electrónicas del PDCC (Porsche Dynamic Chassis Control) y el control de reparto de torque PTV+ (Porsche Torque Vectoring Plus).

Únicos a esta versión serán los asientos de cubo traseros para dos ocupantes, aunque Porsche instalará sin costo la banca de tres pasajeros de las demás versiones, y acentos verde acido por doquier, como es costumbre en sus modelos híbridos. Ah, y por si necesitan ayuda para diferenciar el Cayenne del Cayenne coupe, piensen que es igual a lo que hace Audi con su Q3 Sportback.

Los detractores del Cayenne llevan diciendo desde 2002 que el modelo es un sacrilegio, una falta de respeto al legado de deportividad de la marca. Yo era de esos, lo admito, pero lo cierto es que el Cayenne fue el éxito de ventas que sacó a Porsche de la crisis y que resume el espíritu innovador de Porsche: poder producir un SUV más potente que un superauto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here