Infiniti-Q50-Black-Opal
- Publicidad -

Entre tantos modelos oscurecidos, black editions y similares, a Nissan se le ocurrió una idea para diferenciarse de los demás. – ¿Qué tal si el negro cambia de color con el sol? Exclamó algún ejecutivo. – ¡Perfecto, asciendan a ese hombre! Respondió otro. Y así, damas y caballeros, es como nació el Infiniti Q50 Black Opal Edition.

Infiniti es una marca de la cual no hablamos mucho, en parte porque no está de forma oficial en la mayoría de Latinoamérica. Y porque Nissan prefiere que venda en Estados Unidos, su mercado principal. Lo que usted no sabe es que el Infiniti Q50 se produce desde 2013 y sin muchos cambios importantes; además de ser el mismo Nissan Skyline que se vende en Japón. A la marca nipona sí que le encanta extender la vida de sus modelos lo más posible.

“Deme un auto con todos los colores en uno”

El color es negro, pero al sol puede ser verde, azul o violeta. Hasta rojo si su imaginación así lo desea.

Tal vez por eso existe el Infiniti Q50 Black Opal, para mantener “joven y bella” a una plataforma con casi una década a cuestas. En los ojos de Infiniti, este auto será “poco común”, ya que solo ofrecerán un número limitado de ellos. Ya puedo ver como otros preparadores alistan autos pintados con un tono similar, o con wraps que simulen el color tornasolado.

Como su nombre lo indica, la pintura exterior se inspira en un ópalo negro australiano. Esa piedra preciosa vista desde varios ángulos parece que “cambiara de color”, y eso es justamente lo que intentó replicar Infiniti. El tono del Q50 alterna en tonalidades negra, verde oscura, azul y violeta, dependiendo de la luz y el punto de vista. Infiniti se atreve a decir que recuerda al icónico Midnight Purple que adornaba al Skyline GT-R, pero creo que la comparación es algo extrema.

Además de la pintura, el modelo luce placas especiales, un spoiler trasero en fibra de carbono y un interior lleno de cuero negro. El paquete Black Opal cuesta 2.200 dólares adicionales y aplica solo al Infiniti Q50 Red Sport 400. Son casi 60.000 USD por un sedán con 10 años, aunque al menos tiene algo de credenciales deportivas. Su motor es el mismo que usa el Nissan Z: un V6 twin turbo de 400 hp y 475 Nm de torque, haciendo que ese tono tornasolado se vea llamativo a gran velocidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí