Nissan GT-R 50 Italdesign

Esta belleza, ahí donde la ve, es posiblemente el Nissan GT-R más costoso de la historia: US$1.2 millones de dólares. Es una reinterpretación estilizada del diseño del superauto japonés creada para conmemorar el 50 aniversario del legendario emblema GT-R y la firma de diseño Italdesign. Esto probablemente usted ya lo sabía porque el Nissan GT-R 50 Italdesign lleva literalmente dándole la vuelta al mundo desde 2018, pero solo hasta esta semana empezó finalmente su producción. Sin embargo, este lanzamiento ha traído polémica: no solo por el precio, sino por los cambios realizados al prototipo para llevarlo a producción.

El lado bueno

Arranquemos por lo positivo: el GT-R 50 no es un simple GT-R Nismo con un kit de carrocería. No, es un rediseño completo a cargo de los artesanos de Italdesign y repotenciado por Nismo para alcanzar los 711 caballos de potencia. Los cambios mecánicos son significativos: turbos tomados del GT-R GT3 de carreras, intercoolers de mayor tamaño, cigüeñal, bielas, pistones, arboles de levas y hasta casquetes nuevos. Esto resulta en un incremento de 120 HP sobre la versión Nismo, esa misma versión que conquistó el Nürburgring con un tiempo de 7:08.679.

Nissan también reforzó los diferenciales, los ejes y la transmisión doble clutch de seis velocidades, además de agregar amortiguadores adaptativos Bilstein. Pero, por impresionante que sea esa lista, los cambios más importantes al Nissan GT-R 50 Italdesign están en su exterior. Literalmente es una pieza artesanal, Italdesign incluso corta el techo del modelo base para quitarle cinco centímetros. La carrocería es 9 centímetros más larga y ancha, dándole una apariencia moderna y elegante sin dejar a un lado el ADN del legendario Godzilla. Todo a mano. El interior también fue remodelado por completo, pero aquí es donde llegamos al motivo de la polémica.

El lado feo

Mientras que el prototipo presentado en 2018 tenía un interior completamente nuevo fabricado por Italdesign, Nissan decidió instalar un interior casi que estándar en la versión de producción del GT-R 50. El tablero del prototipo era un diseño único, dotado de acentos dorados, botones hechos a medida y un tablero de instrumentos MoTec de carreras. En su lugar, Nissan instaló una versión retapizada del interior del GT-R Nismo. Juzgue el cambio por usted mismo, a la izquierda está el interior del prototipo y a la derecha la versión de producción:

No se usted, pero si yo estuviera pagando US$1,2 millones de dólares por un GT-R no aceptaría tal cosa. Sobre todo si consideramos que el GT-R Nismo base cuesta apenas US$213,535. Muchos clientes potenciales parecen pensar igual pues Nissan no ha podido vender las 50 unidades limitadas que llevan ofreciendo desde finales de 2018. Además, es toda una lástima considerando el enorme trabajo artesanal hecho por la gente de Italdesign. Nada más vea el trabajo, la pasión y el orgullo de estos artesanos italianos:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here