Mercedes-AMG-SL-63-F1
- Publicidad -

Existe una forma de poseer el auto con el que Lewis Hamilton tuvo tantos éxitos de Fórmula 1, pero hay dos problemas. Uno, solo existen 275 unidades y dos, cuestan más que el ingreso promedio de toda Latinoamérica unida. Por fortuna hay una alternativa no tan extrema pero igual de entretenida: este Mercedes-AMG SL 63 vestido con los colores de las flechas plateadas que hoy corren en F1.

En concreto, el diseño que lució el Mercedes-AMG W13, el cual no fue tan dominante pero sí conquistó gran cantidad de podios y una victoria en el GP de Brasil. Mercedes-AMG lo llama “Motorsports Collectors Edition”, o edición coleccionable del automovilismo, y en esencia es un SL 63 adornado con el plateado, negro y acentos azules del monoplaza que compitió en F1. Lo malo es que será más exclusivo que un AMG One, ya que solo se producirán 100 unidades de este convertible para emular a Lewis Hamilton. O Russell, si prefiere otro tipo de piloto.

Para imitar a Hamilton… o a Russell

El hecho que Mercedes-AMG no dominó la temporada 2022 de F1 no significa que este SL 63 es lento. Empezando porque aún usa el tradicional V8 twin turbo de 4 litros, con 585 HP, 800 Nm de torque y tracción en las cuatro ruedas. Si pone su pie a fondo, la caja automática de 9 marchas lo llevará de 0 a 100 km/h en 3.6 segundos y eventualmente llegará a los 315 km/h.

Así que desempeño no le falta a este descapotable. Los detalles exclusivos son meramente estéticos, y comienzan con ese tono plateado que caracteriza a los autos de competencia de Mercedes-Benz a lo largo de su historia. Al igual que el W13, un patrón negro con el logo de la marca adorna la parte posterior, y acentos en azul claro Petronas coronan el frente, faldones, arco de los rines, contorno de los escapes y hasta la cabina. 

Por cierto, los rines tienen un diseño especial de AMG y son de 21”, y otros detalles del exterior como los escapes, espejos y frente lucen un paquete oscurecido. En el interior tiene la elección de cuero negro en napa con microfibra y acentos rojos, o lo mismo pero esta vez con costuras amarillas. También hay un paquete aerodinámico para darle más agresividad al SL, y el detalle final es una cubierta personalizada para el vehículo. Claro que Mercedes-AMG no nos dijo cuánto costará todo esto, pero el SL 63 normal ronda los 160 a 180 mil dólares, para que se haga una idea.

En el interior faltó la voz del ingeniero diciendo «it’s hammertime» y la de Toto Wolff felicitándolo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí