Lamborghini 63 yate

No es nada nuevo que un fabricante de carros de lujo decida incursionar en el mundo de los yates de super lujo. Ya hemos visto el Mercedes-AMG Cigarette Tirranna, un bote de 2.700 caballos de potencia con todo y una Mercedes-AMG G63 modificada para hacer juego. Ahora llega otro competidor a este extremadamente lujoso mercado: el yate Tecnomar Lamborghini 63. Al igual que el yate de AMG, este bote es una colaboración entre el departamento de diseño del fabricante automotriz y una reconocida naviera. Pero hasta ahí las similitudes: fiel a su nombre, no solo es más atrevido que el AMG sino incluso más potente. Casi mil caballos más potente…

Un toro de mar

El diseño exterior, como ya dije, fue realizado en colaboración con el Centro Stile de Lamborghini y se caracteriza por su silueta agresiva y angular. Tecnomar se inspiró en las líneas de modelos como el Lamborghini Sían y el Terzo Millenio, conjugándolas con el casco de un navío. Esto es especialmente evidente al ver la rectilínea sección de popa con luces que recuerdan los stops de un Lamborghini. Buena parte de la construcción fue hecha en fibra de carbono, resultando en un relativamente ligero peso de 24 toneladas. Es un poco más pesado que el yate de AMG, pero también porque es más grande.

Mientras que el AMG Cigarette Tirranna mide 59 pies de largo, el yate de Lamborghini mide 63 pies: de ahí su nombre. Y no es la única coincidencia, pues Lamborghini se fundó en 1963. Esto resulta en una velocidad máxima ligeramente menor de apenas 111 km/h en altamar. Tal como el yate de AMG, este bote emplea una motorización similar a sus primos homónimos de cuatro ruedas, pero llevada al extremo. En el caso del Lamborghini 63 estamos hablando de dos motores turbodiésel MAN V12-2000, de 24.000 cc y 2.000 HP. Bueno, 2.000 HP cada uno para un gran total de 4.000 HP.

Made in Italy

Adentro, el yate Tecnomar Lamborghini 63 también se inspiró en el estilo de los deportivos de la casa boloñesa, solo que llevado al extremo. El panel de instrumentos es casi a la cabina de un automóvil Lamborghini: sillas de cubo, indicadores digitales y un timón más automotriz que naval. Abundan además los acabados en fibra de carbono y dos botones de encendido, uno para cada motor, iguales a los de cualquier otro Lamborghini. Adicional a las sillas detrás del timón hay un par de sofás y una mesa; todo en materiales exóticos como corresponde a un vehículo de esta gama.

Todos los detalles, materiales y colores, por dentro y por fuera, son completamente personalizables a gusto del cliente gracias al servicio Ad Personam de Lamborghini. Este bote todavía se encuentra en fase de prototipo, pero Tecnomar y Lamborghini esperan empezar entregas a inicios del 2021. Bueno, eso si el coronavirus lo permite. Se fabricarán solo 63 unidades y el precio, como era de esperarse, está fuera del alcance de los mortales: nada menos que tres millones de Euros. Pero mírelo por el lado amable: es un precio similar al del Bugatti Chiron y trae 2.500 HP más…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here