Perfecto, simplemente perfecto: ese es mi concepto sobre el nuevo Toyota GR Yaris. ¿Y es que a quién no le gustaría un compacto, turbo, caja manual, tracción integral y derivado de un carro del World Rally Championship? Esa es precisamente la receta que resultó en leyendas como el Lancia Delta Integrale, el Peugeot 205 T16 y el Toyota Celica GT-Four. Prácticamente eso es esta nueva versión del Yaris: un carro de rally para la calle que sigue los pasos de esos grandes íconos. Y si no me cree, entremos a los detalles…

Más pequeño que una gaseosa, más potente que un WRX

Arranquemos por lo que más eriza la piel en un deportivo: la potencia. El GR Yaris estará disponible con un motor G16E-GTS, tres cilindros de 1.618cc equipado con 12 valvulas, inyección directa y un turbocompresor. Toyota ofrecerá otras versiones sobre las cuales no ha revelado mayores detalles, basadas también en la Toyota New Global Architecture, pero eso no nos importa. Lo que nos importa es esta joya de tres cilindros que produce 272 caballos de potencia y unos enormes 370 Newtons-metro de torque. Sea bienvenido al motor tres cilindros más potente del mundo y que te duela, Mini. Y el Toyota GR Yaris se pone todavía mejor…

Insisto: TNGA traduce, para mí, Totalmente Nueva y Genial Arquitectura.

La potencia de ese pequeño cohete se transmite al terreno (¡a cualquier terreno!) gracias a un sistema de tracción total GR-FOUR y una caja manual de seis velocidades. Lo primero, garantiza total control y máximo desempeño en toda superficie; lo segundo, la diversión y el control que solo una interfaz mecánica pueden brindar. Y no es un sistema 4WD cualquiera: está equipado con dos diferenciales de deslizamiento limitado Torsen y un diferencial central electrónico. Un switch en la cabina permitirá al conductor elegir entre tres modos: Normal, Sport y Track.

Un WRC para la calle

Ahora piense que semejante conjunto mecánico viene en un empaque de menos de cuatro metros de largo y menos de 1.300 kilos. Y cabe mencionar que es un empaque bastante apuesto; de líneas agresivas, proporciones compactas y repleto de detalles deportivos como los pasos de rueda ensanchados. Buena parte de los componentes de la carrocería son en aluminio y el panel del techo es de fibra de carbono, de ahí el bajo peso. Bajo la carrocería, encontramos nada menos que una suspensión McPherson adelante y de doble horquilla atrás para garantizar un comportamiento dinámico justo para el rally de Monaco.

Creo que estoy enamorado. Mucho muy enamorado.

¿El precio de toda esta maravilla maravillosa? Ya se puede preordenar en Japón por 3,96 millones de yenes para la versión RZ First Edition y 4,56 millones para la versión con el paquete High Performance (entre US$36.000 y US$41,000). Este ultimo incluye los diferenciales Torsen, un sistema de rociadores para enfriar el intercooler y rines BBS forjados en aluminio. ¡Nada mal para un modelo de homologación de un carro del WRC! Este pequeño tote es creo que el carro que más he deseado en los últimos años y me hace muy feliz que se sigan fabricando carros así: relativamente asequibles, pero potentes; pequeños, pero perfectos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here