SSC Tuatara Veyron

Había una época en que el referente para todo superauto era el Bugatti Veyron, tanto así que tocó inventar el término híperauto solo para describirlo. Después, en 2010, una relativamente desconocida compañía estadounidense con un carro poco agraciado le arrebató a Bugatti su récord mundial de velocidad máxima. ¿El nombre de esa compañía? Shelby SuperCars. Jerod Shelby y el SSC Tuatara, su última creación, tienen ahora la mira puesta en el Bugatti Chiron, pero no se negaron a echar una carrera contra un YouTuber y su Bugatti Veyron. Dos híperautos, casi tres mil caballos de potencia en total y una pista de aeropuerto vacía: ¿quién cree que saldrá victorioso?

Hiperauto vs. HIPERAUTO

Si usted es lector fiel de Fuel ya intuirá que el Tuatara tiene ventaja…y mucha. No solo tiene unos 750 HP más que el Veyron, prácticamente un Lamborghini Aventador de diferencia, sino que pesa casi 700 kilogramos menos. El Bugatti, sin embargo, lleva ventaja en términos de tracción pues distribuye su potencia a las cuatro ruedas; el Tuatara, en cambio, solo a las traseras. Antes de la carrera, el dueño del Veyron hace un pequeño experimento corriendo contra un Toyota Camry para que la audiencia se haga a una idea de la diferencia entre un híperauto y un simple auto. Acto seguido llega la hora de la verdad…

La carrera dura pocos segundos y el SSC Tuatara no le da chance al Veyron, sacándole una buena distancia antes de la meta. El dueño del Bugatti no da crédito a lo que ven sus ojos y se sube al Tuatara como pasajero para sentir la aceleración del híperauto estadounidense en carne propia. Jerod Shelby, tranquilo, con todo y AirPods, pisa el acelerador y alcanza una velocidad increíble para tratarse de un recorrido de apenas media milla: 389,4 km/h. Y eso no es lo único impresionante: el Tuatara TODAVÍA seguía acelerando…¡y apenas iba en quinta! En contexto, esto es 31 km/h menos que la velocidad máxima del Bugatti Chiron y 42 km/h menos que el récord del Veyron Super Sport.

SSC Tuatara Veyron Carrera
Casi 390 km/h…¡y todavía le quedaban mil revoluciones al motor y dos cambios a la caja!

Independientemente de la edad del Veyron, lo logrado por Shelby SuperCars tiene su merito. Desde el principio se sabía que el video era más por entretenimiento que cualquier otra cosa, pero el Tuatara impresionó. Otra cosa curiosa en el video es que, antes de la carrera, se puede oír el sonido de ambos motores y el Veyron casi ni se oye al lado del monstruoso V8 del Tuatara. Falta ver qué puede hacer este bólido estadounidense con suficiente pista, pero no sorprendería que la gente de SSC intente romper otro récord Guinness. Y, a diferencia del Chiron que alcanzó 490 km/h, el Tuatara está en producción y es legal para las calles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here