Mercedes-AMG GT 63 S Nürburgring

Hace menos de dos meses Porsche anunció al mundo que su Panamera Turbo S era el sedán de lujo más rápido en Nürburgring con una vuelta de 7:29,81. Pero esa dicha les duró poco pues un compatriota alemán acaba de superar la marca del Panamera. El Mercedes-AMG GT 63 S es ahora el sedán de cuatro asientos más rápido del mundo tras realizar una vuelta récord en el Nürburgring Nordschleife. La hazaña no estuvo libre de controversia pues el Jaguar XE SV Project 8 tiene un registro de 7:18,361. Sin embargo, la versión más extrema del Jaguar ni siquiera tiene asientos traseros así que, en teoría, no entraría en la categoría “sedán de lujo”.

Este sí es oficial

Ya habíamos del posible récord absoluto del Mercedes-AMG GT Black Series en el Ring, pero ese tiempo no es todavía oficial: este sí. Al volante estaba el ingeniero de desarrollo de AMG, Demian Schaffert, el mismo que registró un tiempo de 7:29,11 con el modelo 2018 de este sedán. Estos dos años representaron una diferencia de 2,3 segundos. Pero la diferencia oficial esconde un detalle que hace todavía más impresionante el tiempo récord de 7:27.8 que el nuevo Mercedes-AMG GT 63 S marcó en el Nürburgring. 

Resulta que este nuevo registro cumple con los estándares establecidos por los gerentes de la pista el año pasado. Ahora los recorridos son 232 metros más largos para un total de 20,832 km. Según Mercedes-AMG, el GT 63 S recorrió la anterior distancia de 20,6 km en 7:23.009. Así que, sin importar cuál tiempo elija, sigue siendo más rápido que el Porsche. Además, tenga presente que el superdeportivo más rápido en Nordschleife, un tal Lamborghini Aventador SVJ, hizo la vuelta en 6:44.97, es decir unos 42,83 segundos más rápido que el sedán de la estrella.

Leves ajustes para un nuevo récord

El fabricante menciona que este tiempo fue posible gracias a pequeños ajustes en el chasis y suspensión, aunque no dio muchos detalles al respecto. Sin embargo, sí especificaron que el modelo equipa neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2 y el paquete aerodinámico de AMG. Este último reduce la resistencia al aire y aumenta la estabilidad a altas velocidades para un mejor desempeño en pista. Ambos elementos se encuentran disponibles de forma opcional.

Por último, cabe recordar lo que encontramos bajo el capó. El AMG GT 63 S equipa un motor V8 biturbo de 4 litros que produce 630 HP y 900 Nm. Este se encuentra acoplado a una caja de cambios de nueve velocidades y a un sistema de tracción total. Semejante tren motriz es suficiente para acelerar de 0 a 100 km/h en 3.2 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 315 km/h. Pero queda la pregunta, ¿será el único récord que Mercedes-AMG estuvo intentando batir en estos días?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here