Espía Audi A8
- Publicidad -

El famoso y longevo motor W12 de Audi (y Volkswagen) tiene los días contados. La unidad desarrollada por el grupo Volkswagen debutó hace 20 años en el Audi A8, la versión más lujosa del sedán insignia de la marca de los cuatro aros. Y luego de fieles años de servicio, volverá a propulsar al nuevo Audi A8 L, por última vez, visto por nuestro ojo espía rodando por Europa; y con un traje camuflado bastante sutil.

El modelo que adorna este artículo escondía sólo su parte frontal, así como los guardabarros delanteros y traseros con el “patrón” especial al que nos tienen acostumbrados los fabricantes. Eso no significa que tanto usted como yo, apreciado lector, nos cohibamos de especular qué puede estar preparando la casa alemana para su vehículo más lujoso.

Un sello de lujo que viene del pasado

Lo primero que roba nuestra atención en las fotos espía son las puertas traseras del Audi A8 L. A diferencia de un sedán más “común y corriente” la versión L del A8 incrementa su distancia entre ejes para darle más espacio a los pasajeros de atrás. Audi no piensa escatimar en espacio y amenidades para los pasajeros de las sillas de atrás, y la longitud de las puertas delata sus intenciones.

Otro de los detalles que captan la atención es el camuflaje que cubre parte del marco exterior de las puertas posteriores. ¿Qué puede estar escondiendo Audi ahí? Lo más seguro es que sea una insignia, una especial en la historia de la marca. Y los rumores apuntan a que sería Horch la marca que reaparecería, ya no como fabricante sino como una denominación especial para el modelo más lujoso de Audi.

De la misma forma que Maybach adorna el Mercedes-Benz Clase S más opulente, Horch representaría el trim level más exclusivo del Audi A8 L; marcando así su regreso luego de disolverse por completo en 1959. Consigo podrían venir muchos cambios y adiciones lujosas al ya exclusivo A8, especialmente en su interior.

No W12, no party

Como mencionamos anteriormente, el motor W12 se encuentra próximo a ser descontinuado. Este motor siempre estuvo reservado sólo para los autos más exclusivos del Grupo Volkswagen; siendo Audi, Bentley y la misma Volkswagen quienes ocuparan sus servicios. La rápida marcha hacia los motores eléctricos sepultarían al motor que por 20 años prestó su servicio en el segmento de lujo. Este simple detalle convierte al Audi A8L en un vehículo aún más especial, al ser posiblemente el último que lleve el W12 bajo el capó.

Por lo demás, el camuflaje apenas maquilla ciertos cambios estéticos que obedecen a un facelift que llevaría toda la línea del A8. Los cambios más importantes recaen en las luces frontales y traseras que cambiaron ligeramente, al igual que la parrilla delantera. El camuflaje sugiere que habrá cambios estéticos también en los guardafangos y molduras laterales, pero tendremos que esperar para ver la versión final.

De lo que sí estamos seguros es que lo más importante del Audi A8L se encuentre escondido en su interior; donde sin duda vendrá cargado de tecnología de punta y lujo, todo con el sello de Horch. Lo que también es seguro es que todos esos excesos estarán concentrados en la parte posterior, donde los dueños del A8L podrán recostarse y ser llevados con el máximo confort por su chofer personal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here