Shelby F-250 Super Baja

Shelby acaba de entrar en la batalla de las supercamionetas con la F-250 Super Baja, una construcción especial limitada a 250 unidades. De una vez advertimos que no, no tiene el motor Predator del Shelby GT500, pues quizá esté reservado para la Raptor R. De hecho, Shelby American modificó casi todo en esta camioneta, menos el motor.

Las maravillas de Fox

Lo primero que hay que ver en esta Shelby F-250 Super Baja es su suspensión de alto rendimiento. Para empezar, BDS construyó el kit de elevación e incluyó brazos radiales personalizados y un estabilizador de dirección doble de marca Fox. La suspensión también está firmada por Fox y se compone de coilovers ajustables con amortiguadores de 2,5 pulgadas y depósito externo. En la parte trasera la suspensión es la clásica de ballesta y se complementa con amortiguadores Fox Factory Race de 2,5 pulgadas y con depósitos externos a cuestas.

Semejante suspensión necesita unas llantas a juego, así que Shelby equipó a la F-250 Super Baja con ruedas de 18 pulgadas. Los neumáticos que calza son BFGoodrich KM3 de 37 pulgadas y hay 2 repuestos adicionales montados en el platón. Lo único que Shelby no modificó es el motor, pero no era muy necesario. Se trata de un Power Stroke V8 de 6,7 litros turbodiésel que genera 475 HP y 1.424 Nm de torque, una potencia más que suficiente para mover esta mole.

Off-road con estilo

En el exterior, la Shelby F-250 Super Baja luce unos parachoques de acero recubiertos con pintura en polvo negra. Ambos incluyen 2 luces LED de conducción a los costados, aunque al frente se suma una barra de luz de alta intensidad. Hay otra barra de luz que ilumina hacia adelante instalada en el armazón del platón. Ahí también podemos encontrar un perchero de acero y los soportes para las ruedas de recambio; todo recubierto de pintura en polvo negra.

La apariencia exterior se completa con un capó personalizado con entradas de aire, estribos abatibles, puntas de escape negras y las tradicionales rayas exteriores. Finalmente, el platón viene revestido con bedliner y los guardafangos también están recubiertos. Para el interior se agregan asientos en cuero, detalles en fibra de carbono y logos de Shelby en las alfombras, sillas y medidores. Todo esto no es barato, pues cuesta 125.805 dólares americanos, incluida la compra de la Ford F-250 con equipamiento Lariat Ultimate 4X4. ¿Alguien más se quedó con las ganas?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here