Chevrolet El Camino

Luego de que termino la serie hace 6 años, los seguidores de Breaking Bad no volvieron a saber sobre la historia de Jesse Pinkman después de la muerte de Walter White. Este 2019 Netflix quiso retomar esta saga mostrando una película en la cual se muestran detalles de ese “Camino” que tomó Jesse después de los sucesos mostrados al final de la serie. Lo que realmente es curioso fue la utilización de un Chevrolet El Camino de quinta generación, más específicamente, un modelo 1981; que acompaña al protagonista en varias escenas.

Si bien el nombre de la película tiene un doble sentido; ya que por un lado muestra ese camino que tomó Jesse al acabar la serie; también tiene una relación por el nombre de la pick-up utilizada como vehículo con el que Pinkman escapa al final de Breaking Bad.

Conozcamos más del Chevrolet El Camino

Su producción se dio desde 1959 hasta 1987, donde su presentación al mundo, comenzó basándose en el sedán famoso de la marca americana, el Impala del mismo año. Hacia los años 60; tuvo cambios en su estetica, manteniendo el habitaculo para tres pasajeros y una sola plaza; con un plato diseñado para la carga de diferentes elementos, ahora con un frontal proveniente del Chevelle.

Desde este momento su producción no tuvo interrupciones hasta 1987, cuando GM decidió cesar su producción, debido a la acogida de la LUV (Light Utility Vehicle) como lo fue la S10 para Chevrolet. Su fabricación término en las plantas de México utilizando la plataforma (GM G-body platform) incorporando características estéticas del Chevrolet Malibu de la época.

Para el caso preciso del Chevrolet El Camino utilizado en la película; aunque no se conocen con exactitud sus características, para el modelo 81 se disponían de 3 motores. Para comenzar, equipaba un motor V6 de 3.7L y 110 Hp; por otro lado tenía un motor de 4.3L V8 de 115 CV y un V8 5 Litros de 150 CV; unidos a una transmisión mecánica de 3 velocidades.

En la estetica del vehiculo de Breaking Bad, es notable ver un tono negro en la carrocería con líneas rojas y unos rines de 5 radios. En el interior; se nota que pasó la mano de un personalizado de dudoso gusto, teniendo sillas “deportivas” en vinilo rojo, un volante deportivo GT Grant; el cuentarrevoluciones de gran tamaño puesto hechizamente y una palanca de cambios que parece estar pegada con Super Bonder.

Lamentablemente no la generación que escogieron de este Chevrolet El Camino para el film no fue el más emblemático; pero igual se puede decir que fue desde 1959, fue el carro que dio la batuta para las Pick Up de un tamaño mediano que se ven hoy en dia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here