Simulador F1 Cranfield

Este año prácticamente se acabó: ya entramos en los meses que terminan en ‘-bre’ y desde ya hay que pensar en los regalos. Para ese amigo aficionado al automovilismo, o para usted mismo, le tenemos el regalo perfecto: un simulador de F1 fabricado por la empresa británica Cranfield. Más que un simple un volante y un programa o un juego, Cranfield ofrece una experiencia que podría compararse a conducir un carro real en todo…hasta en el precio.

Un monoplaza en casa

Lo que primero llama la atención de este simulador es la cabina, proveniente de un auténtico molde de la F1 y que emula perfectamente la forma de un monocasco real. Esto ofrece la posición de manejo y el campo visual que tendría un piloto en la vida real. Por la altura y espacio no se preocupe, ya que los pedales son ajustables hidráulicamente. Sin embargo, recuerde que las cabinas reales de los monoplaza tienen muy poco espacio disponible, así que es posible que sienta un poco de claustrofobia, pero todo sea por una experiencia realista.

Simulador F1 Cranfield
Volante opcional GPX de Precision Sim Engineering con pantalla LCD

La cabina, sin embargo, es solo el inicio. Este simulador incluye un PC de alto rendimiento que ya trae pre-instalado Assetto Corsa, uno de los programas más realistas disponibles al público. Tambien trae un volante Precision Sim Engineering LM-Pro para aumentar la autenticidad de la experiencia. Su forma, construcción y funciones copian a los volantes de la categoría máxima. Opcionalmente puede traer una pantalla LCD a color para brindar más información. Y, para rematar, la cabina se puede pedir pintada a gusto del cliente

Experiencia real, precio demasiado real

Cranfield tiene una larga experiencia en la construcción de simuladores profesionales tanto para pistas como para el sector aeronáutico. Esto significa que su nuevo simulador puede incluir tecnología de movimiento, suspensión y simulación de fuerzas G. Para lograrlo emplea tecnología patentada llamada D-BOX que puede simular los tres ejes de movimiento: cabeceo, alabeo y guiñada. Incluso es capaz de replicar la sensación de pérdida de tracción de los neumáticos traseros.

Simulador F1 Cranfield
La pintura exterior es personalizable

Finalmente, Cranfield ofrece opciones para visualizar toda la experiencia de sus simulador de F1 mediante 3 pantallas de alta definición o una sola de tipo envolvente. El audio está a cargo de unos auriculares de realidad virtual. El regalito podría salirle por $34.000 USD para la versión sin movimiento o hasta por $172.300 USD para la versión más completa sin sumarle los opcionales. Así que, si quiere tener un detallito con ese amigo que le gusten las carreras, esta es una buena opción. Aunque, si le parece demasiado costoso también le puede comprar un Monopoly: no tendrá timón ni movimiento, pero podrán jugar los dos al tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here