Gran Premio Imola
- Publicidad -

Después de un fin de semana amenazado por la lluvia, Max Verstappen fue el absoluto ganador del Gran Premio de F1 de Emilia Romaña en Imola. El piloto holandés se llevó todos los galardones posibles, con la carrera, la vuelta rápida, el Sprint y hasta el título del piloto del día. Justo detrás llegó Sergio Pérez en el segundo puesto, dándole a Red Bull el mejor fin de semana en lo que lleva la temporada. La sorpresa de la jornada la dio Lando Norris, que pudo ubicarse en el tercer puesto gracias a un error de Charles Leclerc. ¿Recuerdan cuando dijimos que el Sprint sería un reflejo de la carrera de hoy? Mejor olvídenlo.

El toro imbatible vs el caballo cojo

La lluvia marcó el inicio del Gran Premio de Imola, haciendo que todos arrancaran con llantas intermedias. Este detalle obligó a los pilotos a mostrar todo su talento en piso mojado y Max Verstappen tiene de sobra. El holandés arrancó de primero y ahí se quedó en toda la carrera, llevando un ritmo impecable y dejó distancia hasta con su compañero. El mexicano tampoco se quedó atrás, ya que tuvo un arranque pulcro, dejó atrás a Leclerc y no le dio oportunidad a pasarlo. Bueno, solo cuando paró a cambiar llantas en la vuelta 19, cayendo a la cuarta casilla, pero eso solo duró una vuelta. Dejemos a estos 2 en la punta y veamos lo que pasó atrás.

Gran Premio Imola
Un mal arranque de Leclerc le costó la punta.

La suerte abandonó a Ferrari este fin de semana. Aunque Leclerc alcanzó a brillar un poco en el Sprint, no pudo arrancar bien en el evento principal y antes de llegar a la primera vuelta perdió 2 puestos frente a Pérez y Norris. A partir de ahí fue una lucha por mantener el ritmo y el piso mojado no le ayudó. Las cosas se revolvieron cuando Carlos Sainz y Daniel Ricciardo tuvieron un toque y ambos quedaron fuera de la pista. Sainz quedó atorado en la grava, pero Ricciardo pudo salir, aunque quedó de último y se convirtió en el conejillo de indias de la carrera.

De mojado a seco

A medida que avanzaba el Gran Premio de Imola, la lluvia, que se suponía que descendería sobre el circuito, comenzó a alejarse y la superficie fue secándose. Ante la incertidumbre sobre si poner llantas lisas o no, McLaren aprovechó que Ricciardo no estaba mejorando y le puso llantas medias en la vuelta 17. Solo bastó un cuarto de vuelta para que todos los demás equipos copiaran la estrategia. Se formó un caos en boxes que dejó una penalización de 5 segundos a Ocon por un relanzamiento inseguro, pero pronto, todo volvió a la normalidad.

El piso mojado fue ventajoso para Kevin Magnussen y su Haas, pero en cuanto el piso se secó, fue perdiendo puestos, pasando de un sorprendente quinto puesto que le pisaba los talones a Leclerc en las primeras vueltas, a terminar en un predecible puesto 8. Aun así, sigue siendo un mejor resultado que el que tuvo el heptacampeón mundial, Lewis Hamilton. El británico tuvo una lucha incesante contra Gasly en su lejano puesto 13. Por más que lo intentaba con todos los medios posibles, el Mercedes-AMG W13 no era rival para el AlphaTauri AT03 y nunca lo pudo superar. La situación es tan mala, que en la vuelta 41, Verstappen rebasó a Hamilton, sacándole una vuelta.

Gran Premio Imola
Ni por derecha ni por izquierda, Hamilton no pudo pasar a Gasly de ninguna manera.

Un mundo de cabeza

El circuito de Imola recordó por qué es tan exigente para los pilotos, ya que fue una colección de oportunidades perdidas. Por ejemplo, Valtteri Bottas estuvo a casi nada de superar a George Russell, su reemplazo en Mercedes-AMG, pero le faltó valentía para pasarlo en la recta principal. Aun así, pasó del puesto 11 al cuarto con mucho esfuerzo. Leclerc estaba a la caza de Pérez después de que ambos pusieran llantas suaves. Sin embargo, un mal giro hizo que el monegasco perdiera el control de su monoplaza, hizo un trompo y cayó al puesto 9 en la vuelta 53. Al final, y después de manejar como un endemoniado, Leclerc pudo terminar en el puesto 6, muy lejos de donde quería estar. Por lo que queda la temporada, les recomiendo no hacer apuestas pensando en las estadísticas. Mejor recurran a un vidente, porque esta temporada es la más impredecible en años.  

Gran Premio Imola
¿Hasta aquí llegó el impulso de Ferrari?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí