BMW S 1000 RR
- Publicidad -

Cuando se trata de llevar las cosas más allá del límite, BMW sabe cómo pasarse de la raya con la nueva S 1000 RR. Bueno, no es totalmente nueva, sino que es una renovación profunda que llega hasta el chasis. Los bávaros sabían que esta moto podría entregar un poco más después de crear a la M 1000 RR, solo que en esta ocasión mejoraron la versión base y con piezas hechas en casa. Es decir, tomaron todo lo aprendido con la versión M para aplicarlo en la versión S.

Una ingeniería mejor lograda

Algo que hay que entender es que la nueva S 1000 RR no tiene el mismo nivel de mejoras que la M 1000 RR. En aquella ocasión, BMW convocó a los mejores herreros de carreras para crear y combinar piezas de primera calidad. Con la nueva BMW S 1000 RR las cosas son diferentes, ya que la mayoría de los componentes son hechos en casa. Eso no quiere decir que no se hayan aplicado esas mejoras técnicas en esta moto, porque sí lo hicieron. La gran diferencia en este caso es que las actualizaciones se ven en la parte electrónica. Ahora no es solo una moto potente, sino que es más inteligente y un poco más imprudente.

De entrada, el motor de 4 cilindros en línea ahora genera 206 HP y 113 Nm de torque. Eso son 2 HP más que la versión pasada, pero 6 HP menos que la versión M, aunque conserva el mismo torque. El cambio es que este motor gira más rápido, llegando hasta las 14.600 RPM donde aún entrega su plena potencia. Luego está el chasis, que es una construcción de aluminio fundido y que deja al motor como parte estructural de la moto. En este caso, el chasis se modificó de manera que sea posible acostar la moto unos 0.5° más en los giros.

Tecnología al servicio de la locura

Fuera de la construcción, la nueva BMW S 1000 RR ahora cuenta con una serie de ayudas para llevar esta hipermoto más al límite. Por ejemplo, el control de tracción ahora tiene función de deslizamiento. Al mejor estilo del McLaren 720 S, el control de tracción permite elegir el ángulo de derrape de la rueda trasera durante el giro. En manos de un piloto profesional, esto ayuda a ubicar mejor la moto para acelerar en la salida de las curvas. En manos inexpertas va a causar más de un infarto.

Luego está el sistema de antibloqueo de los frenos. Este trabaja junto con el control de tracción y permite lo mismo, frenar y bloquear la rueda hasta cierto punto, permitiendo el derrape. La idea de este sistema es que se pueda abusar más de los frenos en la entrada de la curva, pero sin bloquear del todo las ruedas. La parte final de la estabilización se completa con la aerodinámica, gracias a los alerones que aumentan la carga a alta velocidad y ponen más peso en el eje delantero. Así se puede frenar aún más tarde y acelerar antes sin levantar el eje frontal. Lo dicho, quizá esta moto no sea más rápida que la versión M, pero sí es para encontrar los límites entre la máquina y el piloto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí