Ducati Superleggera V4J
- Publicidad -

Siempre se ha dicho que Ducati es el Ferrari de las motos, pero suelen relacionarse más con Lamborghini. Este es uno de esos casos, ya que el concesionario de Ducati en Newport Beach creó una Superleggera especial y la denominó V4J. Esta creación especial se hizo exclusivamente para un cliente con más dinero que sentido común, pues tomó una moto especial de edición limitada y la personalizó para que se pareciera a su Lamborghini Aventador SVJ.

Un gustico bien fino

Hay que admitir que este proyecto quedó muy bien pensado. La Ducati Superleggera V4J podría ser la gemela espiritual del Aventador SVJ. Ambos son el máximo exponente deportivo de sus modelos y ambos están llevados al extremo en sus especificaciones. Suponemos que el dueño pensó “ya que son tan similares en su concepto, también deberían ser visualmente similares”. Y así pasó; el concesionario se tomó la molestia personalizar esta moto para hacerla combinar con el Aventador SVJ de su cliente.

Esta transformación se hizo de manera muy profesional, copiando los colores casi a la perfección. Parte del carenaje se pintó con el mismo tono de azul, negro y verde brillante. Básicamente respetaron el esquema de colores, con piezas de carbono expuestas, detalles verdes en el asiento y las llantas, dejando el azul como predominante. El toque final fue ponerle la “J” en el nombre, una letra que se usa para los modelos más preparados de Lamborghini y que también son de producción limitada.

Un monstruo por cuenta propia

Lo que no se tocó de la Ducati Superleggera V4J fue su desempeño y la verdad no lo necesitaba. Siendo una hipermoto tetracilindrica de 998 cc con 224 HP y 116 Nm de torque, su desempeño por sí solo ya le hace honores al Aventador SVJ. El bajo peso de 152 kg y todos esos alerones ya la hacen merecedora de la letra J en su nombre.

Lo único debatible en este caso es que el dueño decidiera modificar la última de estas motos para que se pareciera a su super auto. Cuando hablamos de la última lo decimos literalmente, pues la Superleggera V4 es una edición limitada a 500 unidades, lo que la hace automáticamente de colección. El modelo que modificaron es la unidad 500 de 500, una de las más valiosas. ¿Ahora vale más por ser personalizada o vale menos por no respetar su originalidad? Por ahora no se sabe, pero no podemos negar que quedó linda. El garaje del dueño de esta moto quedaría completo con un Lamborghini Sian y su respectiva Diavel 1260 a juego

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here