Con un precio tan impresionante como la potencia de su motor y el diseño de su carrocería, el BMW Serie 8 convertible llega al mercado Colombiano representando a la perfección un viejo adagio: “El que tiene para el whisky, tiene para el hielo”. Hace pocas horas, el importador para Colombia del fabricante bávaro, Autogermana, anunció oficialmente que traerá este modelo a nuestro mercado y lo hará nada más y nada menos que con la versión M850i xDrive.

Caminante no hay camino…

Cada que publicamos una noticia de este tipo ya nos vemos venir el comentario de siempre: “Ay, que para qué quieren ese carro acá si en nuestras carreteras solo se puede andar a cincuenta”. El comentario siempre nos hace gracia al equipo editorial de Fuel, no porque no contenga algo de verdad, sino porque es una manera poco original de descartar los esfuerzos de los importadores para traer a nuestro mercado productos de talla mundial. Y sí, probablemente toda carretera en Colombia le queda pequeña al M850i con su motor N63 V8 de 4400 cc que produce 530 HP y 750 Nm de torque apoyado por dos turbocompresores twin scroll.

Yo también dudo que ZF haya pensado en la vía Melgar cuando diseñó una transmisión automática de 8 velocidades y tracción total, o que M GmbH haya incluido un diferencial autoblocante pensando en calles con huecos, pero hay algo de fascinante en saber que por nuestras calles rueda un espécimen tan refinado de la ingeniería alemana. En Fuel conocemos de primera mano cuán majestuoso es el Serie 8, pues asistimos al lanzamiento de su versión coupé y tuvimos en exclusiva el único ejemplar hasta ahora en el país para traerle a nuestros lectores la siguiente reseña exclusiva:

…se hace Autobahn al andar.

Recordemos que es un motor que entrega su torque máximo apenas a las 1800 revoluciones gracias en parte a su diseño de V caliente que ubica los turbos entre las dos culatas del motor para mayor eficiencia. ¿Qué traduce lo anterior? Aceleración instantánea, la posibilidad de alcanzar una alta velocidad sin necesitar el largo de una autopista alemana, pero además permite un manejo confortable incluso en el trancón de hora pico de la Autonorte. Y es que a veces se nos olvida que estos carros no están pensados única y exclusivamente para ir con el acelerador a fondo, para eso es el M8.

Son toda una experiencia, por dentro y por fuera: con un diseño exterior que no puede pasar desapercibido, un techo que se despliega en 12 segundos, un interior suntuoso, un sinnúmero de asistencias de manejo y sistemas de seguridad, e incluso un asistente personal inteligente que responde al llamado de “¡Hey, BMW!

En vez de ver el BMW Serie 8 Convertible como un carro que no tiene sentido en un país sin Autobahnen, veámoslo como un carro que hace su propia Autobahn al andar. Suena mágico, sí, pero es lo que uno recibe a cambio de $529.900.000 pesos, incluye una garantía de 2 años sin límite de kilometraje y el mantenimiento incluido por 5 años o 60 mil kilómetros. Además, seguramente quien esté buscando algo en ese rango de precio bien tiene para un carro de diario más acorde a nuestra realidad. Porque, como dice el dicho, “El que tiene para el whisky…”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here