No creo que alguien haya dicho que a los BMW X5 y X6 M les faltaba potencia, pero BMW decidió darles todavía más potencia. Ya sabe, solo por si acaso. Como si fuera poco, la casa bávara también anunció que su SUV y su SUV coupé vendrán en versiones Competition, las cuales traerán todavía más potencia bajo el capó. Sin embargo, y como siempre con los productos de la división M, las novedades van más allá de las cifras…

Con M mayúscula…

La base de estos nuevos modelos es un chasís reforzado para mayor rigidez estructural, cambios específicos a las versiones M de estos SUVs. Este chasís se apoya sobre una suspensión adaptativa con amortiguadores controlados electrónicamente y cuyos ajustes fueron definidos en el Nürburgring, como era de esperarse, para aprovechar al máximo la tracción que brinda el sistema de tracción integral xDrive. Complementando este paquete, encontramos también un diferencial trasero activo configurado para repartir una proporción mayor de torque al eje trasero para un comportamiento más agresivo. Y es que los BMW X5 y X6 M tienen con qué ser agresivos…

Pese a que ambos vehículos pesan más de dos toneladas, el motor S63B44T4 es tan poderoso que les permite acelerar de 0-100 km/h en escasos 3,9 segundos, para las versiones M, y 3,8 segundos para las versiones Competition. ¿El secreto? 600 caballos de potencia y 750 Newtons/metro de torque producto de un V8 de 4,395cc apoyado por dos turbos twin scroll. Eso en las versiones M, las versiones Competition traen 625 caballos de potencia. El ingrediente final en este coctel de fuerza bruta es una transmisión automática de 8 velocidades que les permite alcanzar 290 km/h cuando se selecciona el paquete M Driver para eliminar el limitador. Para poner estas cifras en contexto, son 83 HP más que el Aston Martin DBX y 50HP menos que el Cayenne Turbo S E-Hybrid, pero sin asistencia hibrida.

Monstruos por dentro y por fuera

BMW también se concentró en lograr que el exterior de los BMW X5 y X6 M reflejen su desempeño. Los rasgos visuales más llamativos son la riñonera clásica de BMW en color negro brillante, unas enormes entradas de aire adelante para garantizarle suficiente refrigeración al conjunto motriz, espejos retrovisores con diseño aerodinámico y rejillas de ventilación detrás de las ruedas delanteras. Atrás encontramos un alerón y un nuevo sistema de escape enmarcado en un sutíl difusor. Las versiones Competition se destacan aún más gracias a rines de 22” atrás y 21” adelante.

Finalmente, el interior es una combinación versátil de elementos deportivos y elegantes. Los asientos, por ejemplo, están forrados en cuero y traen un patrón de costura exclusivo a estos modelos. El timón también es un elemento exclusivo de M, con diseño deportivo, levas para los cambios y botones para los diferentes modos de manejo. BMW mostrará estos monstruos en carne y hueso durante el próximo salón del automóvil de Los Angeles este mismo año y empezarán a venderlos en abril de 2020. Lastima, estos monstruos habrían estado perfectos para Halloween…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here