Ford Mustang Mach-E 1400

El nombre «Ford Mustang Mach-E 1400» ya debería sonarle familiar. Y no es coincidencia, estamos hablando del hermano más versátil del Ford Mustang Cobra Jet 1400. Como mencionamos en su momento, Ford está haciendo divertidísimos experimentos con su nueva tecnología de propulsión eléctrica y este Mustang es otro resultado de este programa. Ford Performance colaboró en su desarrollo con RTR, un taller famoso por preparar los bestiales carros de Ken Block.

Al carajo la autonomía

Antes que nada, el Ford Mustang Mach-E 1400 cuenta con 7 motores eléctricos que generan la estratosférica cifra de 1.400 HP. Tres de estos motores van unidos al diferencial delantero y los otros cuatro en paralelo al trasero puestos. Un eje de transmisión conecta ambos diferenciales y la repartición del torque es completamente ajustable. Todo este poder sale de una batería de 56.8 kWh que está hecha de un compuesto de níquel, manganeso y cobalto dispuesto en celdas.

El propósito de esta batería es tener una alta tasa de descarga, es decir, que envíe la energía a raudales hacia los motores para máximo rendimiento. La tasa de transmisión eléctrica es tan alta que hubo que poner un sistema de enfriamiento durante la carga que, además, reduce el tiempo de carga. No hay cifras de autonomía porque no importan: en el Ford Mustang Mach-E 1400 lo que importa es cuánta potencia se puede poner al piso en el menor tiempo posible. Es como preocuparnos por la economía de combustible del H oonifox de Ken Block.

Un monstruo versátil

Cuando nos referimos al Ford Mustang Mach-E 1400 como un experimento es porque eso es; un prototipo que estudia las posibilidades de la propulsión eléctrica. Es fácilmente configurable y puede ser tracción delantera, trasera o integral. El chasis y el tren motriz son multifacéticos, acomodándose a las necesidades de un circuito de velocidad, unas tandas de drifting y hasta hacer un vídeo estilo gymkhana.

Y la propulsión no es lo único experimental en el Ford Mustang Mach-E 1400. Su construcción permite hacer toda clase de pruebas y estudios para saber cómo se afecta el consumo de energía con diferentes usos y configuraciones. El capó, por ejemplo, está hecho de materiales orgánicos que ahorran peso y su carrocería generar más de una tonelada de carga aerodinámica a 250 km/h. Básicamente es un laboratorio de 1400 caballos de potencia.

El prototipo monta unos frenos Brembo con freno de mano hidráulico para derrapar que, además, corta la potencia de los motores traseros. Aunque es un prototipo de carreras puro y duro, cuenta con un sistema de frenado regenerativo para aumentar la carga de la batería. También tiene ABS y control de estabilidad para optimizar el rendimiento de los frenos.

Tanto este prototipo como el Ford Mustang Cobra Jet 1400 abren todo un crisol de oportunidades para el automovilismo. Antes se pensaba que la movilidad eléctrica iba a acabar con los monstruos de pista y ahora resulta que nos puede dar más potencia con menos culpa. Afortunadamente, podremos ver este juguete en acción muy pronto, pues Ford ya confirmó que estará en una carrera de NASCAR. No se sabe si participará como competidor o safety car, pero seguro se robara todas las miradas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here