Si bien hace muchos años, los fabricantes dejaron a un lado el tema de los vehículos de pasajeros divertidos. Este final de 2019 Hyundai sorprendió con una variante de la Hyundai H1, dotándola de elementos deportivos estéticos y mecánicos; nombrándola Hyundai iMax N Drift Bus, elevando todas las características de esta van, a un vehículo totalmente interesante a la vista y en la conducción.

La modernidad y lo amigable con el medio ambiente cada vez está más en boga; dejando a un lado esos motores a combustión potentes, grandes y divertidos; con los que el gasto de combustible se convierte de una preocupación a un placer por sus prestaciones. Hyundai Australia decidió retomar estos elementos emotivos y ponerlos en una de las van más conocidas de la marca coreana a nivel mundial

Sleeper no tan Sleeper

Si bien la estética sigue siendo la misma carrocería cuadrada, con grandes ventanales para la visibilidad de los 8 ocupantes que van a viajar en la Hyundai iMax N Drift Bus; sí quisieron darle detalles diferenciadores. Comenzando por el color; ya que resalta un bello N Performance Blue; contrastando bastante bien con los tonos negros de los plásticos de las molduras inferiores y una gran parrilla enmarcada por colores gris humo.

El kit aerodinámico con el que equiparon a esta “Super Van” es austero pero eficiente; resalta un gran splitter frontal, nuevas molduras laterales y un difusor en la parte trasera; rematando con un gran spoiler en la parte superior de la puerta del baúl. Los detalles en color rojo están presentes en el frente y la parte posterior; donde genera una gran armonía visual con las dos salidas de escape. Le instalaron una suspensión deportiva rebajada, bajando el centro de gravedad, además de equipar unos rines de aleación a dos tonos de 19 pulgadas.

Cuando el corazón es más importante que la cara

Si bien la Hyundai H1 equipa un motor de 2.5L CRDi de 170 Hp, esto se queda en el plano aburrido, ya que para hacerla más divertida, decidieron instalar la locura de un minusculo y amargado motor de 3.5L V6 biturbo, que produce la pequeña potencia de a 402 Hp y un torque de 555 Nm, que realmente no produce emociones viscerales ni al ser más sensible (notese el sarcasmo en los anteriores renglones), toda esta descomunal fuerza es enviada a las ruedas traseras, por medio de una transmisión automática de 8 velocidades y un diferencial autoblocante que favorece la modalidad de drifting. Aunque la Hyundai iMax N Drift Bus tiene un peso de unas 2,2 toneladas, siendo una gorda interesante, es capaz de hacer el 0 a 100 km/h en menos de 5 segundos.

Aunque ni de locos sería un modelo de producción, si es posible soñar con que este prototipo aún mantenga la esperanza de que los motores a gasolina no morirán y que estas aburri-van de pasajeros, tienen todo el potencial para ser un vehiculo deportivo capaz de devorar las pistas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here