Mitsuoka Buddy

La tierra del sol naciente es un lugar peculiar donde los comerciales de McDonald’s tienen carros de drift y las Toyota RAV4 juegan a los disfraces. Un ejemplo de esto es el Buddy, la nueva creación del carrocero japonés Mitsuoka que le da un aspecto estadounidense retro a una Toyota RAV4. Suena extraño, pero es la solución perfecta para quien quiera combinar las amenidades de un vehículo moderno con el estilo de una camioneta de las viejas. Y, la verdad sea dicha, no se ve ni mal.

Recordando viejos tiempos

Este tipo de modificaciones rara vez salen bien, pero Mitsuoka tiene amplia experiencia haciendo diseños retro sobre vehículos nuevos. En 2018, por ejemplo, crearon el Rock Star: un Mazda Miata cuya carrocería imita la de un Corvette C2. Esa experiencia se nota en el Buddy pues las piezas añadidas se integran bien al diseño de la carrocería y dan un poco de continuidad a sus lineas. El cromo de la parrilla puede parecer un poco exagerado, pero recordemos que ese es el estilo de las camionetas estadounidenses. Se ve como la fusión entre el frontal de una Blazer K5 de los 70 y un Pontiac GTO de los 60.

Donde falla esta modificación es en la escala: el frente es grande e imponente, pero el resto del cuerpo se ve pequeño en comparación. Es casi como ver uno de esos cabezones muñecos Funko. Por detrás la cosa cambia, pues el diseño alargado de las luces y la placa negra del portón le dan coherencia al diseño. Y, para hacer juego con el frontal, el parachoques trasero también va cromado. Buscando otra vez comparaciones, parece la amalgama entre un Jeep Wagoneer viejo con toques de Cadillac CTS moderno.

Aspecto americano, rendimiento japonés

Para bien o para mal, el Mitsuoka Buddy sigue siendo un Toyota RAV4 común y corriente debajo de toda esa cirugía plástica. De hecho, la compañía lo ofrece con esas mismas motorizaciones opcionales, incluso con las versiones híbridas y con la tracción E-Four. Es algo así como lo que pasó con el Suzuki Across: una lavadita de cara y a la venta. La diferencia en este caso es que la lavadita de cara fue un poco más allá.

Mitsuoka siempre hace un énfasis en la personalización y por eso ofrece el Buddy en 18 colores diferentes con la posibilidad de cambiar el color del techo. Para completar la apariencia retro, también están disponibles ruedas de lámina con tapa cromada y cubiertas en llantas BFGoodrich All-Terrain T/A con letras blancas. Insisto, no me parece feo. Y aunque no será del gusto de todos, definitivamente es una mejor opción que tratar de imitar a una Urus y fallar en el proceso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here