Mientras a algunos todavía nos da guayabo firmar poniendo “20” en vez de “19”, la gente en Sant’Agata Bolognese no cabe de la alegría. 2019 trajo consigo un importante incremento en ventas de Lamborghini que, además, extiende una racha de nueve años consecutivos de crecimiento para el fabricante italiano. Esto no solo representa buenas noticias para el futuro financiero de Lamborghini, sino también para los aficionados que conocemos su turbio historial de bancarrotas. ¿O es que ya nadie recuerda que Lamborghini en otros tiempos fue propiedad de unos magnates suizos, de un conglomerado indonesio y hasta de la mismísima Chrysler?

Casi 5 Urus por cada Aventador…

Entrando en cifras concretas, estamos hablando de 8.205 Lamborghini vendidos alrededor del mundo. Esto equivale a un crecimiento en ventas de 43% comparado con las 5.700 unidades de 2018; una cifra que haría babear a cualquier inversionista. Este periodo de constante crecimiento que arrancó en 2010 tiene mucho que ver con la gama Gallardo/Huracán como alternativa relativamente asequible a sus modelos V12. Pero, en los últimos años, ha tenido más que ver con el lanzamiento del Urus, un SUV basado en la plataforma MLBevo del grupo Volkswagen. Tanto así, que el Urus pasó a ser el producto con mayores ventas de Lamborghini.

Con casi 5.000 unidades vendidas del SUV en 2019, el Urus casi que iguala el total de ventas de todos los modelos del fabricante en 2018. Sin embargo, los otros modelos del fabricante italiano no se quedaron atrás. Lamborghini vendió el año pasado 1.104 unidades de su buque insignia, el Aventador, una cifra considerable para un superdeportivo que arranca casi en los US$400.000. Por su parte, la gama Huracán, el baby-lambo si es que tal cosa puede existir, vendió 2.139 unidades, convirtiéndose en el Lamborghini más vendido en la historia de la marca, por encima del Gallardo, con un total de 14.022 unidades desde que entró a producción en 2014.

Un futuro electrizante

Como si faltaran razones para celebrar, Lamborghini Squadra Corse también reportó éxitos rotundos en 2019. Con su Huracán GT3 EVO, el departamento de competición de Sant’Agata Bolognese se coronó campeón por segundo año consecutivo en las 24 de Daytona, las 12 horas de Sebring y se llevó el titulo en el campeonato International GT Open y la Blancpain GT Series. Con semejantes cifras, Lamborghini ve el año 2020 con optimismo y promete que esta bonanza económica se traducirá en el desarrollo de nuevas tecnologías y en la próxima generación de sus superdeportivos.

Ya la marca nos dio este año un adelanto de su futuro con modelos como el Lamborghini Sián y el Lambo V12 Vision Gran Turismo. El futuro se ve prometedor y ahora sí que quedaron en el pasado esas épocas en que Lamborghini quebraba y cambiaba de dueño a cada rato. Y aunque productos como el Urus no sean del agrado de todos, y me incluyo, hay que tener en cuenta que Porsche nunca habría llegado a fabricar maravillas como el 918 Spyder de no ser porque el Cayenne salvó la compañía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here