Ayer en la tarde se volcó un transporte en Detroit y causó un trancón de varias horas. Hasta ahí nada raro, pero, ¿y si le dijera que esto resultó en dos Ford Shelby GT500 destruidos? Bueno, eso sí es triste, sobre todo considerando que es diciembre y que los GT500 estaban en camino a ser entregados a sus nuevos dueños. Algo muy similar pasó hace algunos meses cuando un tren se descarriló mientras cargaba múltiples unidades del nuevo Jeep Gladiator. Pero es más doloroso cuando le pasa a dos Mustangs que sumados pasan de los 1500 HP…

Pérdida total

La cadena Fox 2 de Detroit fue la primera en el lugar de la noticia e hicieron algunas tomas aéreas con su helicóptero. En ellas podemos apreciar como quedó el remolque de tres ejes halado por una Ford F-350 negra con franjas deportivas. Según reportes, la F-350 estaba bajando por una oreja de la autopista I-75 cuando perdió el control. El efecto tijera causó que el remolque se volcara, aterrizando sobre el costado derecho y arrastrando unos buenos miles de dólares por el piso. Nada más ver las líneas blancas sobre el suelo nos indica que los pobres Shelby se arrastraron contra el suelo un buen par de metros.

Afortunadamente, las dos unidades del muscle car emblema de Ford, una en Iconic Silver y otra en Grabber Lime, estaban muy bien amarradas al remolque y no se separaron de él. A primera vista, uno diría que realmente no quedaron los Shelby GT500 destruidos del todo, al menos no tanto como el GT350 de cierto Toretto barato. Sin embargo, el Shelby plateado corrió con la mala suerte de quedar ensanduchado contra la F-350, arrugando el capó y acabando con el bómper delantero. El Shelby verde fue más afortunado, pero es seguro decir que ambos carros quedarán en pérdida total. Sobre todo considerando que no habían sido entregados todavía.

Ya pa’ qué…

El accidente causó que la vía en cuestión quedara completamente bloqueada por varias horas mientras las autoridades recogían el desastre. Afortunadamente, el equipo de rescate utilizó una grúa especial para levantar el remolque sin afectar todavía más los vehículos aunque uno podría decir que ya pa’ qué si los Shelby GT500 ya estaban destruidos. Se especula que el remolque llevaba un tercer Shelby GT500, el cual habría sido entregado antes del accidente, cosa que habría afectado la distribución de peso del remolque y pudo haber causado el siniestro.

Triste final para dos monstruos capaces de hacer el 0-160-0 en menos de once segundos. Seguramente los trabajadores que ensamblan a mano el V8 de 760 HP del Shelby GT500 2020 tampoco estarán muy contentos con que estas dos unidades hayan quedado así antes de haber hecho unos buenos burnouts. Pero, quién sabe, tal vez sus próximos dueños se portaron tan mal este año que Papá Noel pensó que un pedazo de carbón no era suficiente…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here