Toyota iQ Yaris GR
- Publicidad -

“- ¿Mamá, podemos comprar un Yaris GR? – No, ya tenemos uno en casa.” Señoras y señores, este es el Yaris GR en casa. Pero que su apariencia no lo engañe, porque este carrito tiene una o dos sorpresas bajo el capó. Para empezar, este es un Toyota iQ, que fue transformado para verse como un Yaris GR. Sí, un Toyota iQ, un auto creado por la marca nipona para competir con el Smart ForTwo. Y que por alguna razón terminó como un Aston Martin de lujo en Europa. No, en serio, Aston Martin intentó vender un “auto económico de lujo”, sólo para cumplir con las regulaciones ambientales.

Cara de Yaris, alma de motocicleta

Toyota iQ Yaris GR 4
Este es un grupo de mecánicos que una noche de cervezas decidió transformar a este mini auto en un Yaris a escala con corazón de Kawasaki Ninja.

Aunque este Toyota iQ no es un Aston o un supercar, no le falta poder y actitud. La conversión fue hecha por un grupo de mecánicos que crearon un bodykit hecho a la medida para convertir al iQ en un Toyota Yaris GR miniatura. Se ve tan bien hecha, que más bien parece como si alguien hubiera cortado a la mitad un Yaris, para convertirlo en un kart o zapatico con ruedas. Hasta las luces del Yaris se adaptaron al iQ, y unos guardabarros anchos ahora albergan rines especiales con caucho Bridgestone, que es al menos el doble de ancho que las llantas de fábrica. En las fotos parece un auto de Hot Wheels o Micro Machines.

El “Toyota Yaris GR junior” nació para deslumbrar en el Salón del Automóvil de Tokyo, que se celebrará a mediados de enero 2022. En concreto, el Yaris GR jr. utiliza el motor de la Kawasaki ZX-14R, la variante más potente de la familia Ninja. ¿Potencia y torque? 208 hp y 154 Nm, conectado a las ruedas traseras usando la misma caja secuencial de seis marchas presente en la moto original. Números con los que el iQ ni siquiera soñó, puesto que la variante más potente apenas produce 97 hp. Es cierto, no son los 268 hp del Yaris GR real, pero considere que este “kart con esteroides” mide 1 metro menos de largo, y pesa 420 kg menos que el Yaris.

Lo curioso es que este no es el primer iQ con esteroides, y espero que no sea el último. Toyota creó una versión supercargada con un wide bodykit y 128 hp, ofreciendo apenas 100 unidades sólo en suelo nipón. Aston Martin hizo lo propio con su versión, colocando un motor V8 de un Vantage S en el pequeño Cygnet, a petición de uno de sus clientes. Tendríamos que ver a los tres juntos a ver cuál es más divertido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí